Los refugiados del conservacionismo

 

Un día hablaba del cambio climático con un colega que me decía que es un error considerar que los propios seres humanos podamos ser los "salvadores del planeta" por el mero hecho de que somos una especie más formando parte de la de la Biosfera. Somos una especie con una gran capacidad predadora sobre los recursos y ésta no cesará nunca por que es inherente a los seres humanos.
En el fondo tiene toda la razón.

No es ningún secreto que millones de pueblos indígenas de todo el mundo han sido expulsados de sus tierras para dar lugar a las grandes extracciones de petróleo y minerales, las grandes explotaciones madereras y las grandes extensiones agroindustriales. Pero pocos se dan cuenta que algo similar ha estado ocurriendo por una causa mucho más noble: la conservación de tierras y de la vida silvestre. No son sólo las empresas las que tienen mala fama entre las comunidades indígenas, sino también, y cada vez más, algunas organizaciones no gubernamentales internacionales.*

Las organizaciones ecologistas como todas las entidades tienen su cara y su cruz. Esencialmente pienso que se equivocan cuando promueven un modelo de naturaleza virgen en la que el hombre no existe.
El equilibrio probablemente sea difícilmente alcanzable. La medida estaría en el mayor respeto posible al medio ambiente desde una gestión adecuada, contenida y sostenible.

Estos modelos, aunque de otra manera, los practicamos en los países ricos, sólo que aquí cuando una población rural se queda sin la posibilidad de explotar recursos para su desarrollo, los jóvenes se marchan a las ciudades.
En otros lugares del mundo no hay un lugar mejor al que marchar porque alejados de sus bosques, sus gentes no tienen nada. ¿Es correcto entonces anteponer los derechos de la naturaleza a los derechos humanos?

Inauguro la sección de lecturas recomendadas en la que iré añadiendo material que por su extensión no pueda incluir y comentar de forma completa en un post:

"Los refugiados del conservacionismo" de Mark Dowie (Universidad de California, Berkeley).*
Versión en pdf de la revista Biodiversidad, octubre 2006.
Imagen: del reportaje publicado por primera vez en Orion Magazine, noviembre 2005.

6 pensamientos en “Los refugiados del conservacionismo

  1. En realidad lo que yo pienso es lo de menos. Sólo quería hacer una pequeña introducción al reportaje que recomiendo.

    saludos

  2. Estoy totalmente de acuerdo en que una visión estrictamente conservacionista, que no todas los organizaciones ecologistas comparten, puede llevar a situaciones absurdas en las que los intereses de la naturaleza se anteponen a los del ser humano.

    Aunque es algo que se predica constantemente (casi siempre de cara a la galería), debemos empezar a considerar al ser humano como una parte intrínseca de la Naturaleza. Es más, somos una de las partes más importantes del ecosistema global, pues tenemos una enorme capacidad de modificación del medio (sin olvidar que hay otros seres vivos que también son capaces de ello, pensemos por ejemplo en la composición actual de la atmósfera, propiciada en buen grado por la distribución masiva del reino vegetal).

    Las estrategias de conservación radical son el máximo exponente de las políticas ambientales de los países desarrollados. Estos, ante el deterioro del medio ambiente que contiene sus fornteras, no tienen otra alternativa que “cercar el monte” e intentar aislar esas superficies de los impactos negativos del exterior, que no son otros que los propiciados por sus propias políticas de desarrollo. Todo un contrasentido: los mismos dirtigentes que promueven políticas de desarrollo negativas para los espacios naturales son los encargados de inaugurar a bombo y platillo nuevos espacios protegidos, colgándose la medalla de verdesy/o sostenibles.

    Este modelo de conservación propio de los países desarrollados se ha exportado a muchos países en vías de desarrollo que poseen grandes extensiones naturales de enorme valor ecológico. y mychas veces no se ha tenido en cuenta a las poblaciones locales. No se puede hipotecar el futuro de esas poblaciones en nombre del conservacionismo, es inadmisible que los países desarrollados promuevan un conservacionismo que deja de lado a los implicados más directos. Estos implicados, las poblaciones locales, deben ser dotadas de las mismas posibilidades de desarrollo que las sociedades desarrolladas que abogan por la protección del medio ambiente.

    Es un tema complejo, máxime cuando hablamos de poblaciones indígenas.

    Saludos,

    Iván de Torres

  3. es muy interesante e importante lo que uds. hacen en este espacio; en mi pais el conservacionismo aun no hacido, soy un estudiante de ciencias forestales a quien la ha nacido e afan conservacionista y me estoy organizando. estoy seguro que en poco tiempo podre conversar con los participantes de este sitio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 7 = nueve

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>