La Tierra tiene fiebre

La Tierra tiene fiebre es una invitación a la reflexión y a la opinión sobre lo que ocurre en nuestro planeta en un intento de remover la conciencia ambiental colectiva (aunque sea un colectivo pequeñito).
No creo que sea fácil, pero intentaré exponer ciertas cuestiones con el rigor y objetividad que merezcan. Aunque cierto es que para eso ya está la prensa…¿objetividad?, ¿rigor?…
Por eso creo que no me resultará fácil, porque las políticas ambientales no se tratan con el rigor que merecen, ni se dan las informaciones necesarias para que cada uno juzgue. De modo que casi nunca podré dejar fuera la política. Yo creo que con ciertos temas no vale no tener opinión. Siempre digo que para mí la evolución de la civilización humana se puede asemejar al crecimiento de un solo individuo. En la Prehistoria éramos bebés, aprendiendo a comunicarnos. En la época de los clásicos éramos niños, descubriendo nuestro entorno. En la pubertad medieval jugamos a la guerra; renacimos a la adolescencia cuestionándonos todos los dogmas y a los 18 el “quimicefa” se nos quedó pequeño: la Revolución Industrial. Ya somos adultos: hemos conseguido adaptar el medio como nunca imaginamos. Hemos dado respuesta a casi todo lo que nos rodea de una forma sobradamente suficiente. Hemos cometido tantos errores y producido tantos “daños colaterales” que hemos perdido la cuenta.

Sin embargo, aún estamos a tiempo, en plena madurez de facultades, de subsanar el daño causado a la Tierra que heredamos de aquel Homo sapiens.
De ser más coherentes con nuestra propia naturaleza, la del hombre en una Tierra que le ha dado la vida.

5 pensamientos en “La Tierra tiene fiebre

  1. Bienvenido cambio climático, pase y siéntese (no todos los días visita el cambio climático a la Tierra) ;)

    Ahora en serio, gracias, me alegra que te haya gustado. Interesante tu página y tu blog. Me gustó el foro.

    Nos leeremos mutuamente.
    Salu2

  2. Todos vivimos en la Tierra, todos debemos cuidarla

    Tal como cada uno cuida sus cosas el mundo es de todos nosotros, hay tantas cosas que en este minuto le están pasando a nuestro planeta acerca del impacto ambiental y que uno y mucha gente desconoce. Yo encuentro que si no se hace algo ahora, quizás después va a ser demasiado tarde.
    El ser humano ha hecho tantos desastres en tan poco tiempo, tantos desastres y muchos irremediables, como por ejemplos que ya no esta quedando espacio para dejar toda la basura que producimos, se esta destruyendo la capa de ozono que nos protege de las radiaciones peligrosas del sol, el aire cada vez esta más contaminado, hay muchas muertes de animales gracias a la contaminación de los mares, el suelo esta siendo envenenado y destruido, se están agotando los recursos naturales y uno ¿qué esta haciendo para evitarlo?
    Ya es hora de tomar conciencia, de motivar a la gente y averiguar que puede hacer cada uno para ayudar a evitar los peligros que pueden provocar estos destrozos.
    Todos buscan una manera mas fácil de salir de este problema ¿realmente habrá una? Eso no es tan fácil como decir, bueno todos nos mudaremos a Marte y empezamos todo de nuevo y ahora sin equivocaciones.
    El daño ya esta hecho ahora hay que remediarlo para que nuestro hijos y las futuras generaciones puedan vivir en un mundo bueno y sano.
    No creas que tu ayuda no será importante, con todo se empieza de a poco, si todos nos unimos, vamos juntando gente, podremos lograr una gran motivación para mejorar nuestro mundo.
    Además hay que tomar conciencia de que muchas personas mueren por contaminación ambiental, según el Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Sanidad solo en España se producen 43 muertes diaria, imagínate en todo el mundo.
    En conclusión ya hay que empezar a actuar, no basta con pensarlo o decirlo, hay que hacerlo hechos, hemos cometido tantos errores y producido tantos “daños colaterales” que hemos perdido la cuenta.
    Sin embargo, aún estamos a tiempo, en plena madurez de facultades, de subsanar el daño causado a la Tierra.

  3. Hola!
    Soy nuevo aqui (aunque ya había escrito algo); asi que mis saludos a todos, ánimos para nuestro cometido común y gracias a esther por este interesante blog.
    Quería comentar en cuanto a que los cambios sociales vienen por lo general poco a poco, con el cambio en la mentalidad de las personas. Ese cambio yo sí lo veo que se ha iniciado: un amigo me recordaba cómo hace sólo quince años era normal ver basura en cualquier cuneta incluso en los parques naturales. Pero sí es cierto que es muy lento, quizá necesitemos impulsos que no dudo que llegarán: desastres naturales, escasez de agua….
    Quiero lanzar una pregunta:
    ante todo esto, ¿QUÉ PODEMOS HACER? Muchas veces doy vueltas a esta cuestión, es como si mi inconsciente se diera cuenta de lo que nos viene y me urgiera a encontrar un camino.
    No quiero respuestas como cierra el grifo cuando te laves los dientes pues en lo personal todos quienes leemos aquí hacemos esas cosas.
    A mi me parece que las personas vamos cambiando las cosas, pero como ya se ha comentado mucho no hay voluntad política. Recuerdo un artículo que leí en Alaska de una mujer que decía que no le gustaba hacerlo, pero que para cambiar las cosas realmente había que meterse en política y así lo había hecho ella. ¿Por qué los políticos son por lo general personas sin conciencia ambiental?

    También quería hablar de otra idea que no sé realmente de dónde me viene, supongo la leí en algún lugar y es sobre la implantación de un impuesto ecológico que podría gravar aquellas actividades que tuvieran un impacto ecológico y ese dinero se destinaría a tareas positivas para el medio ambiente. Podría comenzar a funcionar en un tanto por ciento muy bajo e ir creciendo. Creo que a algunos niveles ya existe algo así, pero pienso que debería funcionar con todo: por ejemploo: el que venda algo envasado debería pagar por el efecto que produce ese envase posteriormente, favoreciendo en cierto modo al comerciante que vende a peso en bolsas de papel. Cuando le hablé de esto a un amigo el otro día me respondió como si me estuviera rayando demasiado con el tema ecológico. Yo no lo creo. En fin, ya me responderéis algo.
    Saludos.

  4. Hola Alfonso;

    Bienvenido al blog y muchas gracias por tus comentarios.

    Lo que me planteas es muy interesante: ¿qué podemos hacer?
    Tal y como yo veo dos cambios son fundamentales uno social y otro político.
    El cambio político, en un país democrático como es España, vendrá cuando sean los ciudadanos los que soliciten a los políticos ese cambio. Los políticos gobiernan para los ciudadanos y quieren que les votemos, así que en la medida de lo posible tratarán de “tenernos contentos”.
    Por lo tanto, la ausencia de conciencia ambiental de la que me hablas no es más que un reflejo de la sociedad.

    ¿Qué es lo que preocupa a la sociedad una vez cubiertas nuestras necesidades básicas?… ¿nuestra repercusión sobre los recursos naturales?
    No puede haber interés por conservar lo que no se conoce, aun cuando nuestro propio bienestar dependa de esos recursos naturales.

    Estamos ciertamente idiotizados en nuestras sociedades de consumo de bienes y servicios y ni siquiera nos planteamos de dónde salen esos bienes y servicios: ¿cuanto cuestan ambientalmente?
    Lo de “cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes”, quizá a tí no te sirva por que ya lo practiques, pero no hay que olvidar que hay mucha gente que no lo hace. Así que creo que es importante contagiarse. Contagiar a los demás la necesidad de buscar la sostenibilidad: igual que hablamos del tiempo, de la actualidad o de la política… cuando el sentir general se muestre preocupado por el medio ambiente y los recursos naturales, entonces los políticos tendrán el respaldo suficiente para actuar.
    ¿de qué sirve que salga una ley que regule o prohíba “cierta actividad x” si todo un sector se les puede echar encima y a la ciudadanía le trae al pairo?
    El papel de todos es mucho más importante de lo que creemos en la maquinaria burocrática y económica que mueve nuestras sociedades.

    Lo que me comentas sobre el impuesto ecológico, es un tema que no controlo. Sé que se aplicará a partir de enero para la matriculación de nuevos coches pero pienso como tú que debería extenderse su aplicación a otras actividades. No pienso que sea una exageración.

    En el caso concreto que expones, la calidad con la que le llega el producto al consumidor, en muchos casos, no tiene porqué verse afectada por la forma de envasado. Hay muchos envases que son completamente prescindibles de modo que se podría regular su proliferación con un impuesto (por ejemplo). No se me ocurre nadie mejor que el propio mercado para saber optimizar beneficios adaptándose a un envasado más racional. Es cuestión de incentivar buenas prácticas en detrimento de las malas.

    un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 1 = cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>