La Tierra herida

La Tierra heridaHace unos meses escuché en la televisión a un empresario levantino, completamente seguro de sí mismo, convencido de la validez de sus argumentos, afirmar:"Sólo queremos seguir haciendo lo que hemos hecho hasta ahora, nada diferente; pero se nos ha terminado el agua y necesitamos que la traigan de otro sitio. ¿Quién puede oponerse a eso?".
Me sorprendió que aquel señor, sin duda inteligente, no se planteara siquiera que tal vez lo que "habían hecho hasta ahora" era insostenible, que no se podía mantener, puesto que había llevado al agotamiento de un recurso tan vital como el agua. Es como si yo gastara más de lo que gano, me sorprendiera al quedarme sin blanca y reclamara un aumento de sueldo para seguir manteniendo el tren de vida "de siempre".
Un hidrólogo muy famoso, Peter Gleik, ha escrito que hay que buscar una "nueva vía" (lo que en España se ha llamado "nueva cultura") para el agua. La medida del progreso no debería ser la cantidad de agua que se usa, sino el bienestar individual y colectivo que se obtiene por cada litro utilizado. Dicho de otro modo, no habría que obcecarse preguntándose a cada momento "¿de dónde saco más agua?", sino "¿de qué forma puedo reducir su consumo?"

Podría haber elegido cualquier otro fragmento del libro, pero la gestión sostenible del agua es una de mis debilidades.

Miguel  Delibes, escritor vallisoletano conocido por todos y su hijo Miguel Delibes de Castro, biólogo e investigador del CSIC, colaboran en La Tierra herida para darnos una amena visión de las realidades ambientales más importantes en nuestro país y en el planeta.
La narración es un diálogo entre padre e hijo, preguntas y respuestas, que con un lenguaje sencillo acercan al lector a problemas ambientales como la disminución de la capa de ozono, el cambio climático, la escasez de agua dulce y la desertificación o la pérdida de biodiversidad.

En estos días de ferias del libro por nuestra geografía es un título muy recomendable. 

2 pensamientos en “La Tierra herida

  1. No te preocupes por ese empresario levantino imbécil y forrado hasta los huevos de euros, porque si se le ha acabo el agua en esos lugares donde estaba costruyendo, seguramente sería la costa de la Marina, desde Benidorm hasta Dénia, ahora se ha ido más hacia el norte a dar por el culo a los que aún que tenemos un poco de agua para regar. Pero como la quieren para llenar piscinas que apenas utilizan 20 días al año, y regar el césped de los campos de golfos, se están cargando la agricultura, pues los mismos constructores son los que se han metido en el comercio de la fruta y al revés, los comerciantes se han metido a constructores y están pagando precios de miseria para que los agricultores les vendan la tierra a precios desorbitados, o eso es lo que ellos creen, pero eso no es más que pan para hoy y hambre para mañana. Total que si no les dan agua ellos irán a buscarla donde haya y construirán allí, sin más complejos.

  2. Indudablemente el agua es el recurso natural extremadamente esencial para la sobrevivencia de todos los seres vivos, tristemente hemos hecho uso irracional de ella, sin darnos cuenta de que es importante que nos inventemos otras formas de producir todo aquello que lo necesita, abasteciendonos de otras fuentes de energía ya que con esas formas de vida que hoy no perdonan ni una gota de agua, pronto lo que no perdonaremos será no haber hecho algo por cuidarla y racionarla en nuestras vidas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× seis = 36

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>