Farolas inteligentes

lunar-resonant streetlights

Anton Willis, Kate Lydon, y Christina Seely son los integrantes del equipo ganador de la cuarta edición del concurso de diseño Next Generation, creado por la revista Metropolis y que este año buscaba propuestas relacionadas con la energía.

Su proyecto es un innovador concepto de iluminación en exteriores para las ciudades que consiste en remplazar las bombillas actuales por otras con un sensor que mide la luz ambiental producida por la luna y se autoregulan para ahorrar energía.
Según sus datos el alumbrado de las calles supone un 38% del total de la energía utilizada para iluminación en Estados Unidos, produciendo unas emisiones de alrededor de 300 millones de toneladas de carbono cada año, además de impedir a dos tercios de los norteamericanos ver las estrellas. Según los autores del proyecto cambiando las bombillas actuales con las de led regulables que proponen, se podría ahorrar hasta un 95% de la energía utilizada para la iluminación de las calles.

Como casi todos los proyectos de este tipo, es probable que no llegue a ninguna parte, pero reconforta pensar que, por un lado, la preocupación y las iniciativas para frenar el cambio climático siguen creciendo, y por otro, que aún se pueden hacer muchas cosas, y por ideas que no sea.

10 pensamientos en “Farolas inteligentes

  1. Lo de los sensores de luz ambiental quizá suene algo sofisticado y es posible (no lo sé, por que no aportan más datos) que resulten caros.
    La regulación de la luz podría ayudar a disminuir la contaminación lumínica.

    De todas formas, sin utilizar sensores, simplemente sustituyendo las bombillas actuales por bombillas de LED estoy segura de que el gasto energético bajaría ostensiblemente.
    Y sin necesidad de sensores inteligentes se podrían programar según la época el año (igual que se encienden antes en invierno porque anochece antes) para dar menos intensidad de luz según en qué momentos de la noche.

    Javi Valdés me propuso este tema y como no tengo mucho tiempo últimamente le propuse que lo redactara él mismo.
    Quizá tengamos alguna colaboración más de vez en cuando por estos lares.

  2. Tampoco sé mucho yo de precios de sensores y estas cosas, pero no creo que sea tan caro. Mi duda está más en si las bombillas de led serían capaces de dar la luz necesaria para el alumbrado público, aunque creo que esta tecnología está avanzando mucho en este sentido.

  3. Este tipo de sensores parece una opción interesante para ahorrar energía. Existen ciudades que tienen sensores que regulan la intensidad lumínica según la actividad que se esté desarrolllando en la calle. En este sentido, existen desde sistemas totalmente automatizados que detectan el movimiento (como ya hay en muchos edificios) hasta calles que tienen interruptores que el peatón acciona cuando lo necesita.

    Las acciones encaminadas a la eficiencia energética, aunque menos visibles que proyectos de energías renovables como molinos eólicos o placas solares, son las que más contribuyen a la lucha contra el cambio climático (en términos netos de reducción de emisiones de CO2).

    Muchos ayuntamientos se están dando cuenta ya de los beneficios tanto ambientales como económicos que conlleva por ejemplo el cambio ed bombillas convencionales por bombilaas de alta eficiencia. Los ahorros en la factura de la luz son enormes, y además evitan emitir toneladas de CO2. Lo único que hace falta es ayuda a la hora de acometer la inversión inicial.

    Un saludo a tod@s,

    Iván de Torres

  4. Si a estas medidas que proponeis sumamos que se utilicen modelos de faroles que real y efectivamente iluminen el suelo y no se desperdicie en algunos casos hasta el 80% de la capacidad lumínica hacia el cielo, caso de las farolas tipo chupa-chup, estaremos hablando de una eficiencia magnífica. Y a ver si por fin podemos ver las estrellas.

  5. En relación a todo esto, precisamente hoy he visto en elmundo.es que se ha instalado un proyecto de iluminación a lo largo del Manzanares en Madrid para iluminar edificios destacados, puentes, las presas, y las riberas del río. Según el artículo, la iluminación es “sostenible” porque se recarga con luz natural, y se va a minimizar su aportación de contaminación lumínica. Sin embargo, no me ha quedado muy claro este último punto, porque también dicen que algunos de estos artefactos lumínicos van a poder verse a gran distancia (lo cual parece contribuir a la contaminación lumínica). ¿Alguien sabe más de este proyecto? Os pongo el enlace a la noticia.

    Un saludo a todos,

    Israel.

  6. Hola:
    Lo de muchos ayuntamientos lo dudo, al menos por nuestra experiencia. Los políticos han adoptado el discurso ambiental; pero no se lo creen y siguen considerando que poner puntos de luz por todos los caminos rurales, o colocar “ovnis” mostruosos en todas las rotondas son una buena forma de ganar votos.
    Saludos

  7. Tengo entendido que en Berlin directamente no hay alumbrado pùblico en ciertas zonas (parques y similares), lo cual daria un poco de cague si no fuera porque Berlin es un oasis cultural, la tierra prometida. Un saludo desde el exilio galo, que después de lo del domingo pinta muy negro. (Podrias haberte pasado por la pizzeria, te habriamos invitado a algo!)

  8. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Una vez más vuestras aportaciones enriquecen el contenido de este blog.

    Últimamente ando liada y por eso he tardado más en contestaros.

    Israel: leí la noticia de El Mundo, pero tampoco se especificaba demasiado y me surgen dudas parecidas a las tuyas.
    El artículo habla de eficiencia energética y sostenibilidad refiriéndose a la iluminación del río y las presas en el mismo artículo en el que hablan de iluminación decorativa de edificios de valor patrimonial.

    Me quema un poco que mezclen de esta forma las noticias, la información al final resulta ambigua. Una cosa es lo artístico y otra la sostenibilidad. Con mucha facilidad nos cuelan gato por liebre.

    A mí me da la sensación de que Madrid no es precisamente una ciudad sostenible donde las haya, y que esa macro-inversión en iluminación de 5 kilómetros de río podría esperar frente a otras áreas en las que la iluminación es necesaria y en las que es prioritaria una renovación de los sistemas de iluminación hacia la eficiencia y el ahorro.
    Desconozco si los 5 kilómetros de río que van a iluminar es una zona por la que la gente sale a pasear de noche o si son áreas recreativas. Yo por lo que sé, los peces están a gusto con la luz apagada.

    Vaderetro: me enteré tarde de tu ubicación pero gracias de todas formas.

    Saludos a todos

  9. Pingback: Lectura recomendada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro − 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>