Estación de esquí San Glorio

San Glorio 04/12/2006

Rescato de mi correo electrónico esta foto que me envió Lara este invierno. Corresponde al puerto de San Glorio en un punto a unos 1.609m de altitud el 4 de diciembre de 2006. Se puede leer el titular del Diario de León: La "futura" estación de San Glorio, única zona del país con suficiente nieve para esquiar, que choca con el paisaje en el que la nieve brilla por su ausencia.

Para quienes no hayan oído hablar de este tema la estación de esquí de San Glorio se localizaría en montaña palentina y leonesa. En un principio también abarcaba territorio cántabro pero fue descartado para agilizar los trámites, de esta manera la empresa promotora habría de lidiar tan sólo con la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León.

Su adecuación ha sido y es muy discutida. Quienes lo defienden apelan a las posibilidades de enriquecimiento de la región leonesa que ocuparía: empleo y turismo. Quienes se posicionan en contra argumentan sobre todo que se encuentran bajo la protección de las figuras de Parque Regional de Picos de Europa (en León) y P. Natural de Fuentes Carrionas (en Palencia), además de las de ZEPA y LIC a nivel europeo. También se trata de una zona en la que el oso pardo se ha recuperado los últimos años de su regresión, bajo un proyecto LIFE amparado por Europa y por estos motivos ha sido denunciado en la UE.

La promotora es Tres Provincias, una empresa privada que pinta la estación como un proyecto sostenible donde los haya, que se centrará en el resurgimiento de la zona. Incluso hacen gala de que no se construiría ningún hotel o vivienda más [en alta montaña], potenciando los bienes y servicios de las poblaciones de las áreas circundantes.

Los que se oponen a la estación se quejan de las facilidades que las Administraciones competentes han dado al proyecto. Entre estas, especial mención para la modificación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque de Fuentes Carrionas, que específicamente recogía la prohibición de alojar estaciones de esquí, cláusula que fue modificada para la ocasión el año pasado.

Creo que es interesante buscar la revalorización de nuestros montes con proyectos que efectivamente sean compatibles con su conservación. Esa pérdida de valores es la responsable de su abandono, en algunos casos degradación y también de los incendios. De manera que buscar aprovechamientos compatibles es esencial, pero ¿es necesaria otra estación de esquí? ¿Están bien informados los que apoyan el proyecto?, o por el contrario ¿acusarán a la Administración de haber permitido semejante daño y pérdida de valores naturales en su región cuando no vean retribuído su sacrificio?. No olvidemos que vuelve a ser una empresa privada quien promueve el proyecto.

La última noticia al día de hoy es que la evaluación de impacto ambiental está mal planteada. Los accesos a las futuras pistas se han evaluado de forma aislada (una triquiñuela que nos es familiar) y no dentro del conjunto del proyecto. El proyecto informativo aún está en fase de redacción y después se someterá al proceso de información pública de manera que aún hay tiempo para alegar razones.

El siguiente vídeo es un pequeño fragmento del telediario de TV1 del 28 de enero de este año que vi por recomendación de Esquí San Glorio, un blog en el que se hace un seguimiento de los acontecimientos desde un punto de vista conservacionista.

Más información: a favor y en contra de la estación.

[corrección] 9 Marzo 2007

13 pensamientos en “Estación de esquí San Glorio

  1. Pues llevas razón en lo de que el cambio climático afectará a los días de nieve, este sería otro buen argumento para oponerse al proyecto. Pero me temo que no sea suficiente. Cuando hay una inversión importante en juego tiene que estar muy bien argumentada la protesta para que sirva de algo. En el caso del cambio climático se sabe que las temperaturas están en aumento y que seguirán esta tendencia pero es imposible DEMOSTRAR si en los próximos 20 años va a nevar mucho o nada. Y ellos lo saben, por supuesto, por eso se van a dar toda la prisa que puedan en agilizar los trámites.
    Albergo esperanzas de que le pongan freno, pero pocas.

  2. Tres provincias no ha dicho que no vaya a construir más hoteles y viviendas, ha dicho que sí lo va a hacer pero en los nucleos urbanos que ya existen y no a pie de pistas (realmente no es Tres Provincias quien los hará, que no es una constructora, pero sí las otras empresas que tienen los directivos de Tres Provincias).
    Ya hay muchos estudios (además del sentido común que se obtiene de observar un poquito) que dicen que una estación de esquí no es económicamente viable por si misma, el beneficio se obtiene de la construcción que trae aparejada.
    Fuera de la campaña electoral los políticos dejarán de apoyar la estación con tanto entusiasmo, así que si pasamos el trago de aquí a mayo, puede que la cosa se enfrie.
    Saludos y nos leemos

  3. Muy interesante articulo Esther sobre esta estacion de ski y todos los pro y contra en cuanto a ello, como se ha dicho,al ritmo que va el calentamiento global, el terminara de decidir el futuro de los proyectos, pero ademas uno piensa a veces que es preferible que algo se quede tal como esta, para que no sea depredado, desgraciadamente son muchismas las personas que solo llegan a un lugar para aprovecharse de el para unicamente su propio disfrute. Un click y saludos.

  4. Muchas gracias por la corrección Dondado, y por dejar tu comentario.
    Ya he corregido lo que me indicas. Lo leí en la página de Tres Provincias pero me expresé mal, el subconsciente imagino, por que lo dicen bien clarito.

    Las empresas están para ganar dinero y si no fuera esta empresa o las empresas de sus directivos, serían las de sus amigos. Debería ser la ciudadanía de la mano de la administración quien le pusiera freno. (En el fondo pienso que las normativas en materia de medio ambiente deberían aplicarse con el rigor debido, así nuestros recursos estarían protegidos como merecen).

    Ojalá tengas razón y pasado mayo cambien las cosas.

    Saludos

  5. La entrada, como siempre, fantástica. Opino / comento brevemente sobre algunos de los temas que se han mencionado.

    Paradójicamente, la escasez de nieve es un problema “atajable” hoy en día para una estación de esquí. Los sistemas de producción de nieve artificial aseguran que pueda paliarse en años de falta de nieve. El problema no es tanto la falta de precipitación, o que esta no sea en forma sólida, como la subida de las temperaturas. Si no hace el frío suficiente, no puede producirse nieve, que es precisamente lo que ha pasado este año en la mayor parte de estaciones de esquí en España (o sea, puede producirse, pero se derrite y no soluciona el problema). Pero incluso para producirse nieve se necesita un suministro de agua que permita esa producción.

    Otra cosa: me parece un verdadero despropósito que se esté afirmando desde la compañía constructora que el impacto medioambiental va a ser mínimo porque no se va a construir a pie de pista sino en poblaciones cercanas. Y digo yo, ¿cómo se trasladan los usuarios de la estación desde su hotel a la estación? ¿El crecimiento de tráfico, con consiguiente contaminación acústica y aumento de emisiones de CO2, no constituye impacto medioambiental?

    Creo que este es otro buen ejemplo del precio que el medio ambiente está pagando en nuestro país por la falta de realismo ambiental en que vivimos. El desarrollo económico conlleva subida de poder adquisitivo y nuevos patrones de ocio que, en muchos casos, están importados de las zonas donde se originaron. Pero es que España se sitúa en una zona climática que ni favorece la construcción de estaciones de esquí en la mayoría de las zonas, ni tampoco la proliferación de campos de golf (deporte este originado en Inglaterra, donde el mantener una superficie de hierba permanentemente verde no supone mayor complicación). Es a esto a lo que me refería con “realismo ambiental”. Intentar adoptar los patrones de turismo de ocio que existen en otras zonas no parece inteligente, ya que supone forzar a un determinado ecosistema a soportar actividades para las que no ofrece recursos de manera natural.

    Esperemos a que, como decía otro participante, el fin de la campaña electoral traiga un enfriamiento del apoyo político al proyecto, o que la movilización social sea lo suficientemente activa como para conseguir que se aborte. En un país como España lo primero parece más probable que lo segundo.

  6. No había pensado en lo de la nieve artificial. Me alegra que lo hayas comentado, así como el tema del realismo ambiental; muy bien explicado, me ha gustado mucho.

    Efectivamente, los accesos a la estación añaden impacto al proyecto. Son estos los que menciono en el post a tenor de que se ha presentado un informe de evaluación de impacto de los mismos, pero de forma aislada. Han de evaluarse conjuntamente con todas las transformaciones que conlleve el proyecto de la estación.

  7. La nieve artificial nunca debería ser una condición previa para una estación. La producción de esta nieve consume ingentes cantidades de agua, agua que probablemente no esté disponible en un año de pocas nieves, ¿la solución? embalsar agua todo el año, pero recordemos que este agua está en las mismísimas cabeceras con lo que tiene un impacto enorme sobre todas las cuencas. Este año la estación de Baqueira está siendo investigada por haber desviado agua del destinado a consumo para producir nieve.
    Lo dicho, la nieve artificial debería servir para mejorar pistas, tapar “calvas” o zonas de nieve muy castigada por el viento, no para abrir pistas en las que no hay nieve

  8. Pingback: san glorio en Gennio

  9. El que crea que la salvación de la montaña de Riaño pasa por la construcción de la estación de San Glorio, dependa de León, de Palencia o de la Junta castellana, está muy equivocado.

    No hay más que ver cual ha sido el despegue económico y la evolución poblacional en los últimos años en Boñar y en Puebla de Lillo, cabeceras comarcales marcadas por la maravillosa influencia de la estación invernal de San Isidro.

    La Villa de Boñar, a 38 km del Puerto de San Isidro, ha pasado de ser uno de los núcleos poblacionales más activos de toda la provincia leonesa a ser un pueblo fantasma. De hecho en los últimos años viene perdiendo anualmente del orden de medio centenar de vecinos. Si en 1994, el municipio contaba con 2828 habitantes, en el año 2006 el número de habitantes había descendido hasta los 2236. Según datos del INE, ha perdido en los últimos doce años más de 590 habitantes, y parece que para muchos políticos sordos aún no han sonado las alarmas. El número de comercios y de empresas de todo tipo desciende de forma imparable y las cifras de nacimientos son tan escasas que seguramente haya que replantearse la continuidad del colegio público comarcal en los próximos años.

    Las bondades de las estaciones de esquí no son tales. De hecho, Puebla de Lillo, que está bajo la influencia directa de la estación, del mismo modo, pierde alarmantemente población y probablemente los pocos que se benefician son algunos constructores y/o especuladores que hacen negocio con la venta de adosados que de ninguna forma se integran en el entorno.

    En el informe recientemente publicado por Caja España sobre los Datos Económicos y Sociales de los Municipios de España se pueden consultar linformación relevante sobre los municipios leoneses y observar cual es la lamentable tendencia en una buena parte de ellos.

    Mientras España, a nivel global, parece que va estupendamente bien, que crece económica y demográficamente, a la vez que mejora el nivel de vida de sus ciudadanos, la situación en la gran mayoría del territorio leonés es bien distinta.

    Y a la vez, en la comunidad de Castilla y León, el tirón y la bonanza económica de Valladolid y su entorno castellano más afín no deja ver la evidente obviedad del decrecimiento económico anormal, la emigración juvenil, el rápido envejecimiento y la reducción relativa de calidad de vida en comarcas enteras leonesas, desde la Cabrera, pasando por la Maragatería y la Cepeda, hasta la Montaña leonesa y desde los Ancares leoneses a la Tierra de Campos de Sahagún.

    Está claro que en esta comunidad autónoma, los leoneses vamos directos al infierno, cn estaciones y sin ellas. A ver si alguno se quita los tapones de los oídos y la venda de los ojos.

  10. Gracias nectar, también enlazo a la promotora a lo largo del post.
    A los que suscribo a favor, los enlazo por tratarse de una aportación adicional al debate, para el que quiera leer opiniones distintas.

  11. Otro vuelta al asunto: ¿estamos todos de acuerdo en que vivimos un tiempo en que se sabe que la tierra está siendo gravemente afectada por la actividad humana en forma de contaminación, deterioro medioambiental, cambio climático,….? ¿Y de que una de las principales fuentes de deterioro es el conseguir esa energía fundamental para hacer funcionar la máquina?
    Entonces, ¿no deberíamos limitar esa energía que tanto deteriora al ser producida (nucleares, etc) a actividades más indispensables? Porque es cierto que esquiar es muy divertido, pero de indispensable nada y además conlleva un gasto de energía por parte de los telesillas, cañones, etc enorme. No podemos permitirnos ese derroche energético para que unos cuantos esquien. De hecho esos mismos que quieren esquiar lo tienen fácil: esqui de travesía; sano, divertido, aventura y esquí.

    En ese sentido, estoy de acuerdo con que el cambio climático impedirá que se haga la estación, pero no en cuanto a clima, sino en cuanto a que en unos años nos veremos obligados a reducir nuestro consumo de energía.

    Me parece que tenemos que ver y sufrir algunas catástrofes hasta que todos nos demos cuenta que no podemos jugar a explotar el planeta, nuestra casa y, espero, la de mis hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− tres = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>