Regalos que germinen: resultado

agenda

Ya tenemos ganador de Regalos que germinen.
La decisión no ha sido fácil puesto que la mayoría vuestras ideas son incluso mejores que las que yo propuse en mi lista y por ello quiero daros las gracias a todos los que habéis participado. De hecho, el listado se completa con vuestras ideas, sin exclusión, y queda abierto, a vuestra disposición, si se os ocurren más cosas.

Ojalá pudiera premiaros a todos… pero hay premio para uno sólo. Pingüinolab y yo hemos deliberado y votado al "estilo eurovisión". Fueron 12 vuestras ideas y 12 los puntos que otorgamos a la que a cada uno nos pareció la mejor de todas ellas.

De esta manera resultó ganadora la idea propuesta por Pako:

"envolver los regalos usando papel reciclado, de periódicos, de revistas.. Puede hasta quedar bien!"

En realidad esta idea no es un regalo en sí mismo pero tiene a su favor que completa cualquier listado con alguna pretensión sostenible. Se evita un consumo adicional de papel cuyo destino es la basura (reducir), se da un segundo uso al papel del que dispongamos en casa (reutilizar) y contempla también el uso de papel reciclado.
Es una acción capaz de generar conciencia sobre el receptor y tiene la posibilidad "envolver" hasta regalos que no tengan nada que ver con la búsqueda de la sostenibilidad.

El premio de Regalos que germinen es La Agenda Verde 2008, colaboración de National Geographic y WWF. Incluye fotografías, datos y 4 reportajes sobre: el cambio climático, el agua en el mundo, la alteración de los ecosistemas y los retos ambientales a los que se enfrenta el hombre.

¡Enhorabuena Pako! y gracias de nuevo a todos por participar.

Regalos que germinen

un regalo que germinaEscribir la carta a los reyes magos, como cuando éramos pequeños, sería una buena forma de hacer algo más selectivas las compras navideñas, que a veces se convierten en un regalar sin ton ni son.

Llevo un tiempo pensando en una hipotética lista de regalos, no tanto para el "ecologista perfecto" sino para quienes andan más escasos de conciencia. La cuestión es motivar a quienes regalamos o al menos hacer pensar en que "otra actitud es posible".

Quisiera que el listado constara de 10 puntos pero sólo he llegado hasta el noveno así que os invito a aportar la décima idea. Abrimos así un pequeño concurso de ideas que tendrá como premio que dicha idea aparezca publicada en este blog y un regalito (acorde con la temática de este post) que os será enviado por correo postal.

Pinguinolab y yo elegiremos la idea entre las aportadas. Os invitamos a todos a participar en los comentarios a este post: amigos, visitantes habituales, esporádicos u ocasionales de este blog. ¡Ánimo y que gane el mejor! (actualización: terminada la fase concurso).

1 y 2. Bombillas de bajo consumo y reguladores del caudal (perlizadores): están muy "de moda" y aparecen en todo listado de buenas prácticas pero aun hay quien no sabe que existen. En cualquier caso, regalarlo es ponerlo fácil y siempre será de ayuda.

3. Cubo separador de basura: cada vez hay más y de tamaños variados… ¡hasta para el que se resiste a creer que quepa en su cocina! (Esta va por alguno que yo me sé).

4. No se puede sustraer al hombre del concepto de sostenibilidad. Muchos de los productos que consumimos se obtienen en condiciones de precariedad en el otro extremo del mundo. Comprar productos locales (por ejemplo: artesanía de tu región) o acudir a tiendas de comercio justo significa comprar de forma responsable.
Intemón Oxfam es un clásico del comercio justo; se  pueden comprar su artículos por internet aunque si podéis acercaros a una de las tiendas que tienen por nuestra geografía os gustará mucho más, muy recomendable.

5. Una buena manta. Yo la prefiero de lana pero también las hacen de "fibras polares" (a partir de reciclaje de plásticos) y sirven para poder ver la tele, hacer calceta o dormir sin la necesidad de tener la calefacción "a tope".

6. Para todos esos aparatos energívoros (como diría Indarki) que nos rodean y sin los que nos es casi inimaginable la vida en la Tierra: un cargador de pilas con el pack de pilas necesario. Para los más avezados hay incluso cargadores solares.

7. Me encanta que se pongan de moda cosas como esta, lo malo es que las modas pasan. Reisenthel dispone de un sinfín de opciones y colores para realizar las compras sin utilizar las bolsas de plástico de los supermercados. Desde la versión moderna del clásico carrito de la compra hasta bolsitas plegables que se pueden llevar en el bolsillo, resistentes y muy cómodas cuando transportas mucho peso (comprobado).
La alternativa española más ecologista de estas bolsas es "yo tampoco soy una bolsa de plástico": la clásica bolsa de algodón, menos cómoda pero igual de válida.

8. Imaginarium este año ha hecho los deberes y ha sacado una línea de juguetes llamada BioHabitat. Un coche de hidrógeno, una linterna que se recarga mediante el movimiento o un juego para aprender a reciclar papel pueden ayudar a los adultos del mañana a apreciar desde hoy el valor de la energía y los recursos.

9. Libros de fotografía hay muchos pero si a la vez portan un mensaje divulgativo, tienen un valor añadido:
"365 gestos para salvar el planeta", con fotos de Phillippe Bourseiller y textos de Anne Jankéliowitch, o
"366 días para reflexionar sobre nuestro planeta", de Yann Arthus-Bertrand.

10. Finalmente podemos envolver todos nuestros regalos utilizando papel reciclado, de revistas, periódicos…evitando así el gasto de fibra virgen de papel para un uso tan efímero como es el de ocultar la sorpresa. Que vayan envueltos en papel de periódico, no quiere decir que no seamos creativos, sacándole partido nos puede quedar bien bonito a la par que sostenible (idea de Pako).

Esperamos no tener que declarar nuestro pequeño premio desierto. No pondremos fecha límite hasta dentro de unos días pero esperamos vuestras propuestas desde este mismo instante.

¡Feliz inspiración!
¡Feliz año nuevo a todos!

Actualización 9 de enero de 2008
:

Como la participación está siendo buena ya nos hemos decidido por una fecha. Para dar un poquito más de tiempo a los rezagados admitiremos ideas a concurso hasta las 23:59 de este domingo 13 de enero de 2008 (hora española GTM+1).

A partir de ese momento estad atentos porque anunciaremos el ganador del concurso.

Actualización 14 de enero de 2008
:

Idea número 10 completada: objetivo cumplido gracias a todos.
Más info en el siguiente post.

Sobre sostenibilidad

El bombardeo que sufrimos últimamente de publicidad verde o ecológica es brutal.

Coches "ecológicos", biocombustibles, bolsas hechas de materiales orgánicos, más energías renovables, envases aun más reciclables, alimentos ecológicos que proceden del quinto pino, bombillas de bajo consumo… La carrera por ser el más "ecológico" ha comenzado. Esto es buena señal porque el ingenio se agudiza cuando hay que satisfacer la demanda de un público dispuesto a pagar dinero por apaciguar su conciencia ambiental.

No es que me haya vuelto loca. Me fascinan todas la iniciativas que pretendan aminorar nuestro impacto sobre el medio ambiente. La cuestión es que no es oro todo lo que reluce… en este caso verde. Hablo de sostenibilidad.

A grandes rasgos, para que cualquier actividad sea sostenible se deben cumplir 3 puntos fundamentales:

- que sea medioambientalmente limpia
- que sea socialmente justa
- que sea económicamente rentable

De esta manera si bien podemos decir que ser sostenibles es una forma de no contribuir al cambio climático, el no contribuir al cambio climático no siempre va a ser sostenible. Aclaro esto último: no va a ser sostenible tal y como se nos está planteando actualmente.

Observo que la no contribución al cambio climático se centra en reducir los gases efecto invernadero emitidos la atmósfera tanto de forma directa (emitiendo menos) como indirectamente (buscando estrategias para retener parte de esas emisiones) pero algunas de estas estrategias están dejando de lado la razón.

Por ejemplo: Algunos de esos nuevos coches ecológicos funcionan con bioetanol. Su resultado es emisiones cero pero ¿de dónde se obtiene ese biocombustible? Si todos utilizásemos este tipo de vehículos la sostenibilidad quedaría muy lejos: utilizar plantaciones para dar de comer a los coches no es ni social ni ambientalmente sostenible.

En este maremagnum de estrategias y acciones para ser más sostenibles uno puede llegar a perderse pero hay una regla que no falla y para la que no es necesario consultar ninguna guía: consumir sólo lo que necesitemos. Y en segundo lugar, con un poquito de interés y de ganas se puede buscar siempre un consumo más responsable, justo y ecológico. Debemos preguntarnos sobre su procedencia: ¿cuántos km ha recorrido hasta llegar a mi hogar?, ¿perjudica al medio ambiente su uso y por extensión que yo lo compre?, ¿en qué condiciones socio-laborales se ha obtenido? y a la hora de comprar un nuevo producto no crearnos una falsa necesidad preguntándonos qué nos aporta.

Os dejo este vídeo de Consume hasta morir extraído de su documental sobre las Grandes Superficies, muy recomendable para la reflexión. Una iniciativa de ecologistas en acción sobre el consumo y los mensajes publicitarios.


YouTube Direkt

Algunos recursos sobre consumo responsable:
Guía para un consumo más responsable (vista en desde el Sekano)
Manual de educación para un consumo sostenible
consumoresponsable.org
cosumaresponsabilidad.org

Agricultura ecológica vs. convencional

El huerto ecológico del Centro de Iniciativas Ambientales “El Tormes”

Este verano estuve de nuevo en el Centro de Iniciativas Ambientales "El Tormes", en Salamanca. Este centro dispone de un huerto ecológico en el que desarrollan actividades educativas y que llamó especialmente mi atención. Víctor Pérez Domínguez, que es biólogo y técnico del centro, se prestó a documentarme sobre la agricultura ecológica y este es el resultado.

La agricultura que nos da hoy de comer y que llamamos convencional comenzó su desarrollo hace apenas 60 años. A raíz de la 2ª Guerra Mundial, la abundancia de productos químicos sintéticos contribuyó a la proliferación de su uso como pesticidas y abonos químicos. Esto dió como resultado el incremento de la producción de alimentos a escala industrial. Más tarde, la progresiva mecanización de las labores agrícolas ha dado lugar a la creación de grandes monocultivos en todo el mundo.

Al principio los rendimientos se multiplicaron, beneficiándose las industrias alimentarias y la población, claro está, pero posteriormente los niveles de producción han ido descendiendo. El suelo es un recurso renovable pero no inagotable. La producción desciende por el empobrecimiento sucesivo de nutrientes del suelo, que además va acumulando los productos sintéticos que son aplicados alterando la composición y estructura de los ecosistemas circundantes. Este descenso en la fertilidad de los suelos, el impacto ambiental producido unido al elevado gasto en productos fitosanitarios, hacen insostenible la agricultura convencional.

Me he preguntado muchas veces si la agricultura ecológica podría ser una solución a gran escala y a pesar de no ser una experta en este tema después de observar como funciona un huerto ecológico no me resulta difícil imaginar como sería su aplicación a una escala mayor.

En la agricultura ecológica no se usan productos químicos sintéticos, ni sobre el suelo ni sobre la planta. Tampoco se hace uso de plantas genéticamente modificadas (transgénicos). Entonces, ¿como se optimiza el rendimiento de una cosecha?: Cuidando del suelo en lugar de cuidar de la planta.

En la agricultura ecológica la plantación y el suelo forman un equilibrio perfecto. Para alcanzar este equilibrio se requiere una recorversión del terreno y una correcta planificación. Esta planificación consiste, entre otras cosas, en cultivar especies coherentes con el tipo de clima y efectuar una rotación o alternancia de cultivos adecuada. También se contempla la asociación de cultivos compatibles que optimicen la cosecha. Por ejemplo si plantamos judía junto a la planta de maíz, el maíz servirá de tutor a la judía, que es una trepadora, evitando así el uso de tutores de otra naturaleza con los beneficios que supone para la propia producción la asociación gramínea (maíz)-leguminosa (judía).

Las adecuadas rotaciones y asociaciones cuidan de la fertilidad del suelo a la que se puede contribuir con abonados de compost en lugar de los abonos sintéticos que se usan en la agricultura convencional. Las plagas son evitadas mediante la alternancia de cultivos y mediante el equilibrio que se alcanza tras la reconversión del terreno donde es fácil que un organismo que pueda ocasionar una plaga cuente con depredadores capaces de regular su proliferación. En la agricultura convencional este control de plagas se realiza mediante venenos que alteran el ecosistema de tal forma que no existen depredadores que puedan colaborar de forma natural al control de la plaga.

Alcanzar este equilibrio que supone una explotación ecológica puede llevar entre 3-4 años por lo que al principio los agricultores suelen tener pérdidas. Sin embargo, transcurrido este tiempo  parece demostrado que la agricultura ecológica es perfectamente capaz de satisfacer la voracidad del primer mundo así como el hambre del tercero puesto se trata de una práctica sostenible y equilibrada con el entorno.

En este enlace se hace referencia a un artículo de la revista Nature, que no he podido encontrar, sobre un estudio en la rentabilidad de cultivos convencionales vs. ecológicos. Los resultados, al cabo de 15 años, fueron favorables para los ecológicos. La producción en peso y la rentabilidad económica fue similar, sin embargo los beneficios sobre el entorno y la calidad de los alimentos derivados de los cultivos ecológicos los convierte en la mejor alternativa.

Víctor me contaba que son numerosos los agricultores que se están decidiendo a dedicar una pequeña parte de sus terrenos a la agricultura ecológica. Esperemos que estas practicas se extiendan y que podamos disfrutar de alimentos de mejor calidad en el mercado y de un medio ambiente más sano. De momento, estas etiquetas son las que sirven para identificar los productos que han sido producidos bajo estándares aceptados por los distintos consejos oficiales (europeo y nacional por comunidades autónomas):

 Etiqueta europea para la agricultura ecológica   Etiqueta del consejo de agricultura ecológica de Castilla y León
 
Foto: El huerto ecológico, Centro de Iniciativas Ambientales "El Tormes". 

Farolas inteligentes

lunar-resonant streetlights

Anton Willis, Kate Lydon, y Christina Seely son los integrantes del equipo ganador de la cuarta edición del concurso de diseño Next Generation, creado por la revista Metropolis y que este año buscaba propuestas relacionadas con la energía.

Su proyecto es un innovador concepto de iluminación en exteriores para las ciudades que consiste en remplazar las bombillas actuales por otras con un sensor que mide la luz ambiental producida por la luna y se autoregulan para ahorrar energía.
Según sus datos el alumbrado de las calles supone un 38% del total de la energía utilizada para iluminación en Estados Unidos, produciendo unas emisiones de alrededor de 300 millones de toneladas de carbono cada año, además de impedir a dos tercios de los norteamericanos ver las estrellas. Según los autores del proyecto cambiando las bombillas actuales con las de led regulables que proponen, se podría ahorrar hasta un 95% de la energía utilizada para la iluminación de las calles.

Como casi todos los proyectos de este tipo, es probable que no llegue a ninguna parte, pero reconforta pensar que, por un lado, la preocupación y las iniciativas para frenar el cambio climático siguen creciendo, y por otro, que aún se pueden hacer muchas cosas, y por ideas que no sea.

e-basura

e-basura

Hasta 240 kilos de combustibles, 22 kilos de productos químicos y 1.500 litros de agua hacen falta para fabricar un ordenador medio, muy parecido al que estás utilizando en este instante. Así constaba en un estudio de 2004 realizado por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU) y el investigador alemán Ruediger Kuehr. (El País)

StEP (Solving the e-waste Problem) es una nueva iniciativa en la que participan la ONU, fabricantes (HP, Microsoft, Dell…) , investigadores, ONGs y empresas de procesado de basura.

Su objetivo es estandarizar el proceso de reciclado para poder recuperar materiales valiosos de aparatos eléctricos y electrónicos, así como alargar su vida útil y crear mercados de reutilización.
Se trata de reducir el uso de recursos consumidos al fabricar estos aparatos y una crear una legislación que regule de forma homogénea la recuperación y reciclado en los distintos territorios frente a la creciente montaña de basura electrónica.

A menudo todos estos aparatos son enviados a países en vías de desarrollo para ser reutilizados, pero en su destino se acaban amontonando para ser revendidos de forma ilegal o para ser incinerados, desaprovechándose su valor y contaminando el medio ambiente.

Actualmente sólo existen algunos centros en los que se realiza la recuperación de metales (oro, plata e iridio) en el mundo. Aportan como dato que Japón obtiene mediante su reciclado cerca del 50% del iridio que necesita.

El tratamiento inadecuado de toda esta basura produce numerosos efectos: la incineración de plásticos produce sustancias tóxicas, los metales pesados y otras sustancias como revestimientos ignífugos contaminan aguas y suelos, y además se pierde la posibilidad de reutilizar recursos valiosos.
Su manipulación inadecuada puede también causar daños a los trabajadores.

logo StEPDe esta manera que el logotipo StEP pretende ser un indicativo para el consumidor de que el procesado de e-basura asociado con la compañía que porta esta etiqueta, se hace de acuerdo a unos estándares y directrices reglados.
La recuperación exige altas tecnologías y procesos a gran escala, y la recopilación y separación requiere mano de obra especializada que podría crear muchos puestos de trabajo, pudiendo ser rentable ambiental y económicamente.

Las personas también deben poner de su parte, como siempre, comprando de forma responsable y después revendiendo, donando a quien le pueda ser útil y al final deshaciéndose de forma adecuada de ello.

Respecto esto último yo creo que todos los ayuntamientos deben (o deberían ya) tener un punto limpio donde poder depositar desde cables y reproductores mp3 hasta televisores. Otra cosa ya es que tengan sus puertas cerradas en domingo porque ¿a quién se le puede ocurrir hacer limpieza en casa en fin de semana y a una hora tan intempestiva como las 12 de la mañana?

Más información en: informe y web
Foto: askdzing, CC

Estación de esquí San Glorio

San Glorio 04/12/2006

Rescato de mi correo electrónico esta foto que me envió Lara este invierno. Corresponde al puerto de San Glorio en un punto a unos 1.609m de altitud el 4 de diciembre de 2006. Se puede leer el titular del Diario de León: La "futura" estación de San Glorio, única zona del país con suficiente nieve para esquiar, que choca con el paisaje en el que la nieve brilla por su ausencia.

Para quienes no hayan oído hablar de este tema la estación de esquí de San Glorio se localizaría en montaña palentina y leonesa. En un principio también abarcaba territorio cántabro pero fue descartado para agilizar los trámites, de esta manera la empresa promotora habría de lidiar tan sólo con la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León.

Su adecuación ha sido y es muy discutida. Quienes lo defienden apelan a las posibilidades de enriquecimiento de la región leonesa que ocuparía: empleo y turismo. Quienes se posicionan en contra argumentan sobre todo que se encuentran bajo la protección de las figuras de Parque Regional de Picos de Europa (en León) y P. Natural de Fuentes Carrionas (en Palencia), además de las de ZEPA y LIC a nivel europeo. También se trata de una zona en la que el oso pardo se ha recuperado los últimos años de su regresión, bajo un proyecto LIFE amparado por Europa y por estos motivos ha sido denunciado en la UE.

La promotora es Tres Provincias, una empresa privada que pinta la estación como un proyecto sostenible donde los haya, que se centrará en el resurgimiento de la zona. Incluso hacen gala de que no se construiría ningún hotel o vivienda más [en alta montaña], potenciando los bienes y servicios de las poblaciones de las áreas circundantes.

Los que se oponen a la estación se quejan de las facilidades que las Administraciones competentes han dado al proyecto. Entre estas, especial mención para la modificación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque de Fuentes Carrionas, que específicamente recogía la prohibición de alojar estaciones de esquí, cláusula que fue modificada para la ocasión el año pasado.

Creo que es interesante buscar la revalorización de nuestros montes con proyectos que efectivamente sean compatibles con su conservación. Esa pérdida de valores es la responsable de su abandono, en algunos casos degradación y también de los incendios. De manera que buscar aprovechamientos compatibles es esencial, pero ¿es necesaria otra estación de esquí? ¿Están bien informados los que apoyan el proyecto?, o por el contrario ¿acusarán a la Administración de haber permitido semejante daño y pérdida de valores naturales en su región cuando no vean retribuído su sacrificio?. No olvidemos que vuelve a ser una empresa privada quien promueve el proyecto.

La última noticia al día de hoy es que la evaluación de impacto ambiental está mal planteada. Los accesos a las futuras pistas se han evaluado de forma aislada (una triquiñuela que nos es familiar) y no dentro del conjunto del proyecto. El proyecto informativo aún está en fase de redacción y después se someterá al proceso de información pública de manera que aún hay tiempo para alegar razones.

El siguiente vídeo es un pequeño fragmento del telediario de TV1 del 28 de enero de este año que vi por recomendación de Esquí San Glorio, un blog en el que se hace un seguimiento de los acontecimientos desde un punto de vista conservacionista.

Más información: a favor y en contra de la estación.

[corrección] 9 Marzo 2007

Paisajismo

Palacios de Compludo

El paisajismo es un concepto subjetivo; para unos el paisaje más bonito puede ser los olivares de Jaén mientras que para otros no hay nada como la verde Asturias. En cualquier caso la psicología y la cultura tienen mucho que ver con cómo valoramos un paisaje, sobre todo cuando se ven incluídas edificaciones; no nos produce el mismo efecto una iglesia románica que un bloque de 10 plantas de altura.
En las ciudades todos conocemos ejemplos de construcciones mal planteadas por el hecho de estar en medio de un casco antiguo lleno de encanto, pero también se produce este efecto en áreas rurales en que el entorno natural tiene un mayor valor; un valor añadido que es el paisaje y que a menudo se ve socavado por falta de una visión global. Granjas o naves de uso agrícola, viviendas u hoteles rurales que con algunos arreglos (de pintuna, de elección de los materiales de construcción o de elección de una localización distinta) se integrarían mejor en el paisaje.

Quizá el paisajismo sea una de las cuestiones menos preocupantes en cuanto a que no parece algo urgente a lo que poner solución. Pero si se tuviera más en cuenta a la hora de plantearse nuevas costrucciones, probablemente estaríamos contribuyendo a un entorno más protegido.
El ya famoso Hotel Algarrobico es un ejemplo del mal plateamiento urbanístico que no sólo atenta contra el buen gusto sino contra la Ley de Costas de 1998 y contra el Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque de Cabo de Gata-Níjar. Estamos tan acostumbrados a ver como costas y zonas del interior son tapizadas por cemento y ladrillo que acaba pareciendo hasta normal.
Por otra parte el paisaje tiene un valor no reconocido, no tiene un precio de mercado; el bienestar que nos produce su contemplación se podría considerar una externalidad positiva de un monte o una costa bien conservado y cuidado (en explotación o no) y por qué no, también aporta un incentivo extra a las poblaciones colindantes como valor turístico.
Debería importarnos aun cuando nunca vayamos a visitar ese lugar, ni a admirar ese paisaje por el mero hecho de que es patrimonio de todos.

Como pequeño ejemplo práctico os propongo una encuesta fotográfica de un estudio sobre Urbanismo Sostenible y Paisaje que esta realizando un grupo de investigación de la Universidad de Extremadura.
Estudian el grado de integración de nuevas edificaciones residenciales en entornos rurales a consecuencia de su incremento en el norte de Extremadura debido al turismo.
En concreto investigan qué grado de sensibilidad tenemos frente al impacto sobre el paisaje.
Podéis realizar la encuesta aquí.

Foto: Palacios de Compludo (León)

Captadores de nieblas

El árbol del agua

Cuenta una leyenda canaria que existía un árbol en la isla del Hierro de cuyas hojas goteaba tal cantidad de agua que suministraba a los lugareños toda la que necesitaban.
Los naturales de la isla, llamados bimbaches, lo consideraban su árbol sagrado. Éste árbol era el garoé.
Durante la conquista europea de canarias (S.XV), los soldados buscaron la rendición de los bimbaches mediante el control de las escasas fuentes de agua de la isla.
Pensaron que al controlar este preciado recurso, los bimbaches, muertos de sed se someterían.
Pero los bimbaches tenían oculto su árbol sagrado. Al pie del árbol había unas albercas donde recogían el agua del Garoé, que mantenían vigiladas y ocultas a los soldados mediante vegetación y ramas.
Pasaba el tiempo y los conquistadores no se explicaban cómo podrían estar subsistiendo los bimbaches sin agua. No se imaginaban su secreto. Pero un día, una isleña enamorada de uno de los soldados, delató la existencia del árbol bajo la promesa de guardar el secreto. El soldado vió su oportunidad de convertirse en el héroe de la conquista y traicionó a la muchacha que fue condenada a muerte por su propio pueblo por desvelar el secreto.

Garoé, El HierroEstá documentada la existencia de este gran garoé, que fué descuajado por un huracán en 1610.
El garoé (Ocotea foetens) es una especie endémica de Canarias y la isla de Madeira, y propia de la laurisilva canaria (o bosque de lauráceas), que se da entre los 500 y los 1.200 metros de altitud sobre el mar (media montaña). Los bosques de lauráceas son umbríos, densos y muy húmedos.

En invierno las islas reciben frecuentes lluvias procedentes de los vientos del noroeste, pero en verano las precipitaciones recogidas disminuyen notablemente. La laurisilva resiste a la estación seca debido a las nieblas o "mar de nubes" que se forman como resultado de los vientos alisios cargados de humedad (del noreste) al ascender por las laderas de las montañas.

Las precipitaciones horizontales u ocultas, son las nieblas, el rocío, las heladas y la humedad atmosférica. La cantidad de agua que aportan no la miden los pluviómetros convencionales.

Las nieblas en algunos lugares son capaces de depositar grandes cantidades de agua al circular por superficies boscosas. Este es el caso de la laurisilva canaria, de los bosques de nieblas del Amazonas o de los bosques de sequoyas de EEUU.
Existen algunas regiones desérticas o con escasas lluvias en las que también se dan este tipo de nieblas, lo que ha llevado a buscar su aprovechamiento para abastecimiento humano a pequeñas poblaciones o para agricultura.

La experiencia pionera la llevaron a cabo hace 40 años dos sacerdotes docentes del departamento de Física de la Universidad del Norte (Chile), Germán Saá y Carlos Espinosa en el desierto de Atacama, en una región en la que llovía cada 10-11 años. Observaron el fenómeno de las nieblas en montañas sobre las que incidían los vientos alisios (en el hemisferio sur desde el suroeste). En esta región se observaban nieblas unos 200-220 días al año, de manera que se propusieron captar esta humedad de alguna forma y ensayaron distintos dispositivos. Hicieron alguna pequeña repoblación con la que corroboraron que los arbolitos con su función "atrapanieblas" podían autoabastecer sus necesidades hídricas.

Ya en los 80 se consiguió instalar una malla de plástico de 2.400m2 con la que se abastecía a la población de Chungungo de 400 habitantes con una dotación de 40 litros por habitante y día.
El fundamento es bien sencillo; la malla se coloca verticalmente y en la dirección del viento, y retiene la humedad en su superficie, que tras escurrir se recoge en un depósito.
Se han sucedido numerosos proyectos tras este, que son capaces de proporcionar agua para beber y para cultivar pequeñas huertas a asentamientos humanos carentes de recursos.

Atrapanieblas en Namibia
Pequeños atrapanieblas con depósitos.

Frente al avance de los desiertos en zonas propensas a nieblas acompañadas de viento, se podrían llevar a cabo amplias repoblaciones, instalando grandes captores de mallas con un depósito que acumule el agua de riego hasta que la repoblación alcance la talla suficiente como para autoabastecerse. Si lo que se quiere es plantar un número pequeño de árboles se puede colocar una malla individual a cada arbolito que le proporcione el agua necesaria hasta que el árbol subsista por sí mismo.

La recuperación de estas zonas podría suponer la transformación del suelo y la restauración de su cuenca hidrológica de cauces permanentes. Para los asentamientos humanos significaría una mejora de sus condiciones socio-económicas al disponer incluso de agua para llevar a cabo una pequeña agricultura.

Fotos: Árbol Garoé II de trebol-a, CC / Pequeños atrapanieblas en Namibia de Jean-Claude Coutasse
Referencias: Andrés Acosta Baladón, "Captación de nieblas: fundamento, experiencias y aplicaciones en el ámbito forestal", 2003.

Basura y consumo

basuraEl otro día hablaba con mi hermano sobre la eficacia del reciclaje, y me recordó cómo eran las cosas hace no tanto.
En casa, teníamos unas bolsas de nylon (extraresistentes, de rayas) cos asas metálicas que se utilizaban todos los días para la compra: el pan, la leche y la fruta. El vidrio aún era retornable, las botellas se devolvían a la tienda vacías. Y por supuesto el resto de la compra se amontonaba en el carrito destinado a la misma, aunque por aquel entonces las cosas no traían tantos envoltorios como hoy día.

Leo en este artículo :
“El nivel de desarrollo de un país se puede medir por la cantidad de basura que produce cada hogar”: José Saramago.
Cada español produce un kilo de basura en un día normal y casi 2 kilos en un día “navideño”.

El desarrollo del que habla Saramago no sólo implica riqueza, conlleva también unos hábitos consumo. La globalización y la necesidad de adquisición de todo tipo de bienes, necesarios o no, para sentirnos plenamente integrados en la sociedad.

Como consumidores tenemos la oportunidad de elegir entre comprar un producto o no comprarlo. Podemos elegir la calidad, la procedencia y características de producción: comercio justo, con etiqueta ecológica, de producción sostenible… normalmente optamos por el más barato.
La mayoría no podemos acudir al merdado a comprar y nuestras únicas opciones son las grandes cadenas de hipermercados que abren hasta tarde, y en las que hasta la carne y la fruta viene superempaquetada. Aun así tenemos la opción de elegir lo que compramos: podemos manejar la demanda.

Con casi todos los productos ocurre lo mismo, el modelo actual de consumo es el de usar y tirar. Eso significa que mañana o en unos meses volveremos a comprar, beneficiando a quienes lo venden y perjudicando… al planeta.

Es necesario que reciclemos nuestra basura, pero en realidad el más limpio no es que más recicla, sino el que menos basura produce.
Lo ideal y lo más ecológico era lo que hacían nuestras madres y abuelas con su bolsa de la compra y su cesta metálica para los huevos. De esta manera las cantidades de basura no tenían nada que ver con las de hoy día.

Siempre hago la siguiente comparación y es la consideración del hombre como súperindividuo sobre el planeta. ¿Tú amontonarías la basura en tu jardín? ¿o intentarías minimizar los desechos, reutilizar lo posible y lo que no, asegurarte de que no va a parar al jardín de otro?.