El bosque virtual

bosquevirtualEl bosque virtual es un proyecto en el que todos podemos tomar parte. Se trata de la reforestación y gestión sostenible de 50 hectáreas de selva atlántica en Brasil y está promovido por Acciónatura.

Para participar en él sólo hay que rellenar una encuesta sobre la eficiencia energética de vuestro hogar en la que además se aportan consejos. Por cada encuesta completada se planta un árbol virtual compartido en Second Life y Unión Fenosa dona 1€ a Acciónatura para su proyecto.

Con este post que ahora escribo donarán además 5€, así como por cada anuncio que hagáis de esta iniciativa en vuestros blogs o páginas web (más info). Unión Fenosa se compromete a donar mediante la participación de todos hasta 100.000€.

En mi opinión es una campaña muy bien pensada. El árbol en Second Life tiene un efecto simbólico, la encuesta es una manera de implicarnos en el ahorro de energía en casa y con ello se nos hace partícipes de una donación que se materializará en un proyecto real.

Pocas veces colaborar fue tan sencillo y gratificante.

(Gracias Jose)

Captadores de nieblas

El árbol del agua

Cuenta una leyenda canaria que existía un árbol en la isla del Hierro de cuyas hojas goteaba tal cantidad de agua que suministraba a los lugareños toda la que necesitaban.
Los naturales de la isla, llamados bimbaches, lo consideraban su árbol sagrado. Éste árbol era el garoé.
Durante la conquista europea de canarias (S.XV), los soldados buscaron la rendición de los bimbaches mediante el control de las escasas fuentes de agua de la isla.
Pensaron que al controlar este preciado recurso, los bimbaches, muertos de sed se someterían.
Pero los bimbaches tenían oculto su árbol sagrado. Al pie del árbol había unas albercas donde recogían el agua del Garoé, que mantenían vigiladas y ocultas a los soldados mediante vegetación y ramas.
Pasaba el tiempo y los conquistadores no se explicaban cómo podrían estar subsistiendo los bimbaches sin agua. No se imaginaban su secreto. Pero un día, una isleña enamorada de uno de los soldados, delató la existencia del árbol bajo la promesa de guardar el secreto. El soldado vió su oportunidad de convertirse en el héroe de la conquista y traicionó a la muchacha que fue condenada a muerte por su propio pueblo por desvelar el secreto.

Garoé, El HierroEstá documentada la existencia de este gran garoé, que fué descuajado por un huracán en 1610.
El garoé (Ocotea foetens) es una especie endémica de Canarias y la isla de Madeira, y propia de la laurisilva canaria (o bosque de lauráceas), que se da entre los 500 y los 1.200 metros de altitud sobre el mar (media montaña). Los bosques de lauráceas son umbríos, densos y muy húmedos.

En invierno las islas reciben frecuentes lluvias procedentes de los vientos del noroeste, pero en verano las precipitaciones recogidas disminuyen notablemente. La laurisilva resiste a la estación seca debido a las nieblas o "mar de nubes" que se forman como resultado de los vientos alisios cargados de humedad (del noreste) al ascender por las laderas de las montañas.

Las precipitaciones horizontales u ocultas, son las nieblas, el rocío, las heladas y la humedad atmosférica. La cantidad de agua que aportan no la miden los pluviómetros convencionales.

Las nieblas en algunos lugares son capaces de depositar grandes cantidades de agua al circular por superficies boscosas. Este es el caso de la laurisilva canaria, de los bosques de nieblas del Amazonas o de los bosques de sequoyas de EEUU.
Existen algunas regiones desérticas o con escasas lluvias en las que también se dan este tipo de nieblas, lo que ha llevado a buscar su aprovechamiento para abastecimiento humano a pequeñas poblaciones o para agricultura.

La experiencia pionera la llevaron a cabo hace 40 años dos sacerdotes docentes del departamento de Física de la Universidad del Norte (Chile), Germán Saá y Carlos Espinosa en el desierto de Atacama, en una región en la que llovía cada 10-11 años. Observaron el fenómeno de las nieblas en montañas sobre las que incidían los vientos alisios (en el hemisferio sur desde el suroeste). En esta región se observaban nieblas unos 200-220 días al año, de manera que se propusieron captar esta humedad de alguna forma y ensayaron distintos dispositivos. Hicieron alguna pequeña repoblación con la que corroboraron que los arbolitos con su función "atrapanieblas" podían autoabastecer sus necesidades hídricas.

Ya en los 80 se consiguió instalar una malla de plástico de 2.400m2 con la que se abastecía a la población de Chungungo de 400 habitantes con una dotación de 40 litros por habitante y día.
El fundamento es bien sencillo; la malla se coloca verticalmente y en la dirección del viento, y retiene la humedad en su superficie, que tras escurrir se recoge en un depósito.
Se han sucedido numerosos proyectos tras este, que son capaces de proporcionar agua para beber y para cultivar pequeñas huertas a asentamientos humanos carentes de recursos.

Atrapanieblas en Namibia
Pequeños atrapanieblas con depósitos.

Frente al avance de los desiertos en zonas propensas a nieblas acompañadas de viento, se podrían llevar a cabo amplias repoblaciones, instalando grandes captores de mallas con un depósito que acumule el agua de riego hasta que la repoblación alcance la talla suficiente como para autoabastecerse. Si lo que se quiere es plantar un número pequeño de árboles se puede colocar una malla individual a cada arbolito que le proporcione el agua necesaria hasta que el árbol subsista por sí mismo.

La recuperación de estas zonas podría suponer la transformación del suelo y la restauración de su cuenca hidrológica de cauces permanentes. Para los asentamientos humanos significaría una mejora de sus condiciones socio-económicas al disponer incluso de agua para llevar a cabo una pequeña agricultura.

Fotos: Árbol Garoé II de trebol-a, CC / Pequeños atrapanieblas en Namibia de Jean-Claude Coutasse
Referencias: Andrés Acosta Baladón, "Captación de nieblas: fundamento, experiencias y aplicaciones en el ámbito forestal", 2003.

Nos comemos el Amazonas

Word Press Photo

Deforestación del Amazonas debida a las plantaciones de soja para alimentación de ganado, sobre todo europeo. Brasil.

Esta foto ha recibido el segundo premio de Word Press Photo, en la categoría "Temas de actualidad" (visto en a desgana). La foto, realizada por Daniel Beltrá, colaborador de Greenpeace, forma parte de una campaña de esta organización contra la plantación de soja en el Amazonas.
Extensos cultivos sirven de excusa para expropiar a los indígenas de sus tierras y eliminar los bosques.
El ganado de Europa y EEUU podría estar alimentándose a base de piensos procedentes de estas explotaciones. Apuntan que en algunas situaciones la adquisición de terrenos es fraudulenta y algunos grupos y empresas españolas podrían estar haciendo uso de piensos de este origen.
No me extrañaría nada, con la madera de talas ilegales ocurre lo mismo.

Podéis leer más sobre esta campaña aquí.

Foto: Daniel Beltrá

El árbol no te deja ver el bosque

Hurricane Tree

Cuando el huracán Gudrun azotó el sur de Suecia en enero de 2005, dejó alrededor de 100.000 personas aisladas y sin electricidad. Fuertes nevadas, árboles derribados y bajas temperaturas se tradujeron en la muerte de algunas personas que fallecieron antes de que pudieran ser atendidas. Volando sobre Småland mientras fotografiaba el desastre, Jocke, especialista en fotografía aérea, vio este "memorable roble dibujado". Se formó en parte por el azote de las fuerzas de la naturaleza y en parte por el impacto en el suelo del tránsito de la maquinaria forestal para la extracción de fustes. Es como si el cielo hubiera enviado un mensaje a la industria forestal recordándoles que, en este área, las frondosas hubieran resistido a los fuertes vientos mucho mejor que los pinos. Es también otra manera de recordarnos que el calentamiento global nos traerá temporales más fuertes y con mayor frecuencia.

Esta es mi traducción al texto que acompaña a esta foto. He de decir que no creo en los mensajes del cielo, aunque sí en los de la Tierra.

La foto fue ganadora del premio "The world in our hands" en los premios "Wildlife photographer of the year" del Museo de Historia Natural de Londres.

Foto: Hurricane tree de Jocke Berglund
Visto aquí y enviado por pingüinolab.

Bosques y cambio climático II

Variación del albedo

Continuamos el artículo del que hablábamos en el post anterior: Bosques y cambio climático.
A continuación hago un resumen-traducción personal, de lo que a mí me ha parecido más interesante. Ruego que me comentéis, quienes leáis el original, si omito algo importante o cometo algún error.

Para introducir el tema es importante explicar que la Tierra refleja parte de la radiación que recibe del Sol. Una parte es reflejada por la atmósfera, otra parte es reflejada por las nubes y por último, por la superficie terrestre. A la cantidad de radiación que es reflejada por la superficie terrestre se le denomina albedo.

Por ejemplo: la nieve tiene un albedo alto, refleja bien la radiación solar, contribuyendo al enfriamiento terrestre evitando que esa radiación sea absorbida.
La reflexión de la radiación es un factor cuyo efecto sobre el clima ya se conocía.

Pues bien, estos investigadores han estudiado cómo afecta al clima el pasar de tener una superficie cubierta por un cultivo agrícola o hierba a una cubierta por bosque.
Han hecho una simulación utilizando distintas formas de vegetación (árboles, arbustos, herbáceas) y suelo desnudo. Han tenido en cuenta los distintos tipos de vegetación que encontraríamos a distintas latitudes (aunque de forma simplificada). Con todo esto, y teniendo en cuenta los intercambios de calor tierra-océanos y la circulación atmosférica, han obtenido un balance térmico.

Los bosques conducen a un calentamiento debido a que el efecto albedo es menor en estos (al ser más oscuros reflejan menor radiación) y por otro lado, favorecen el enfriamiento debido a la evapotranspiración.

De la aplicación del modelo para los distintos tipos de vegetación obtienen que cualquier tipo causa calentamiento (enfriamiento) a altas (bajas) latitudes si se compara con suelo desnudo, y que mientras, en presencia de bosques, el efecto albedo sobre el clima sería dominante en latitudes medias y altas, en latitudes bajas lo sería la evapotranspiración, debido en parte a la relación exponencial entre temperatura y presión de saturación de vapor.

Sus resultados indican que la sustitución generalizada de la vegetación actual por bosques, en áreas boreales y en latitudes medias templadas, podría suponer un calentamiento de 1.3ºC. Mientras que si fuera totalmente sustituída por herbáceas, se obtendría un descenso de temperatura de 0.4ºC.

Otros resultados interesantes: Obtienen que comparando frente a suelo desnudo, la presencia de vegetación de herbáceas/matorral contribuye al enfriamiento en 0.03ºC.
Para la vegetación actual frente a suelo desnudo se obtiene un calentamiento de 0.35ºC, debido a la presencia de bosques boreales.

Finalizan diciendo que a largo plazo, los bosques boreales podrían producir el efecto contrario al deseado. Es decir que se planten con el objetivo de frenar el cambio climático, pero que al final resulte que el calentamiento debido al efecto albedo, sea mayor que el enfriamiento que propician como sumideros de carbono.

Climate effects of global land cover change
S. Gibbard,1 K. Caldeira,2 G. Bala,1 T. J. Phillips,1 and M. Wickett
GEOPHYSICAL RESEARCH LETTERS, VOL. 32

Abstract y descarga si quieres leer el artículo completo.

Este artículo fue publicado en diciembre de 2005. Colaboraron el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California y el Instituto Carnegie de Washington.

De la Universidad de Montpellier II en colaboración con los anteriores, así como afirmaba en el post anterior, he encontrado este otro artículo, muy interesante, pero que no tiene mucho que ver con lo que narran en la revista Consumer.

Gracias Israel por conseguirme el artículo.

Bosques y cambio climático

hayedo en Monte de Santiago

Este artículo de la revista Consumer me ha dejado estupefacta.
Se refiere a un estudio de cuyos resultados han deducido que plantar árboles en según que latitudes podría no ser beneficioso contra el cambio climático.
La investigación está realizada por un equipo de científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California, el Instituto Carnegie de Washington y la Universidad de Montpellier II en Francia.

Se han basado en su estudio, en la forma en que contribuyen los bosques en la regulación de la temperatura terrestre. Como sumideros de carbono (toman CO2 en la fotosíntesis incorporando carbono a sus estructuras) y como productores de nubes (resultado de la evapotranspiración) contribuyen al enfriamiento terrestre.
Por el contrario, al tratarse de masas oscuras, absorben calor, contribuyendo al aumento de temperaturas.

Me gustaría mucho ver el informe del estudio porque la información que da el artículo es bastante pobre.(si lo encontráis no dudéis en enlazarlo aquí)

La cuestión es que ese balance térmico da distintos resultados para bosques en regiones boreales y templadas que para bosques tropicales. Cito textualmente: "Los nuevos bosques en las latitudes medias y altas pueden crear un calentamiento neto, si bien confirma la idea de que plantar más árboles en los bosques húmedos tropicales sí puede ayudar a ralentizar el calentamiento global."

No dudo que el estudio esté bien hecho, pero sí soy escéptica frente a que estos resultados sean aplicables en la práctica.

El cambio climático se caracteriza por el aumento de las temperaturas, pero analizar el papel de los bosques en el cambio climático considerando sólo un balance térmico, me parece insuficiente.
Los efectos del aumento de temperaturas acarrean otras consecuencias en las que los bosques juegan un papel fundamental.

El cambio climático trae consigo menos precipitaciones, con las consiguientes sequías, y más episodios de lluvias torrenciales. Frente a estas situaciones los bosques ejercen unas funciones concretas.

Los bosques como reguladores del ciclo del agua, absorben agua de lluvia y favorecen la infiltración en el suelo. Además de que su existencia favorece una mejor calidad del las aguas en nuestros ríos.
También son reguladores de la erosión (de esto ya hablamos el post "De aquellos barros, estos lodos") puesto que retienen el suelo, protegiendo frente a la desertificación, y mitigan las inundaciones, ya que reducen la escorrentía.

Por otra parte el cambio climático afecta a la estructura y funcionamiento de los ecosistemas.

La biodiversidad es un concepto que todos debemos ya conocer. Por si acaso aclararé que contempla la diversidad de ecosistemas, la diversidad de seres vivos (desde especies animales hasta microorganismos) y dentro de cada especie la variedad genética.

Según el Convenio sobre biodiversidad (web):
La diversidad biológica sostiene los bienes y servicios provenientes de los ecosistemas que son cruciales para la supervivencia del hombre y su bienestar.

Entre algunas de las conclusiones del convenio figura el hecho de que la biodiversidad en sí misma supone una ventaja frente a los efectos del cambio climático. Cuanto más biodiverso sea, mejor capacidad de adaptación de las especies o mayor resiliencia, que es la capacidad de un ecosistema para recuperarse a las perturbaciones e impactos. De manera que los esfuerzos deberían volcarse en frenar la destrucción de hábitats y su fragmentación, para asegurar la pervivencia de los ecosistemas y los bienes y servicios que nos proporcionan.
El concepto de biodiversidad también viene a decir que es mejor tener un bosque con distintas especies de árboles y de distintas edades, que una plantación monocultivo (sólo de chopos o de pinos).

Necesitamos conservar los bosques que nos quedan, que son los que albergan una mayor diversidad biológica. Pero también necesitamos de las plantaciones que nos proporcionan numeroros recursos (madera y otros productos no maderables).
Para mí, la mejor manera de enfrentarnos al cambio climático, en lo que a materia de bosques se refiere, es seguir creando y protegiendo los distintos espacios naturales que sustentan la vida de todas las especies que habitan la Tierra, incluída la nuestra.

De aquellos barros, estos lodos


Agua y lodo anegan Cee y Vimianzo ( La Coruña) por cuarta vez en un mes: La Xunta lo achaca a los incendios. Las lluvias intensas inundaron calles, casas, carreteras del municipio y provocaron que un tren descarrilara. Se dice que fue el "día más lluvioso" de los últimos 50 años.

lodo en playa de CeeLos lodos arrastrados por el agua iban cargados de cenizas, tierra quemada, ramas y piedras, producto de los incendios que asolaron los montes gallegos este último verano.
También cayeron dos puentes por la fuerza del agua vertida desde los montes incendiados en Campo Lameiro. En numerosas marisqueras se echo a perder el molusco a causa del agua cargada de cenizas y barro, y muchas playas están llenas de suciedad. Estos son algunos daños, además de vidas humanas.

La causa de tanto desastre dicen que son los incendios, aunque no es del todo cierto.

Un temporal y las lluvias tan intensas no se sabe cuando pueden suceder pero siempre es posible que ocurra. Sucede en la naturaleza y los hidrólogos lo llaman periodo de retorno que es la probabilidad de que se produzca una determinada precipitación o un determinado caudal. Por ejemplo una vez cada 50 años.

En una cuenca el agua de lluvia escurre a favor de la pendiente y los ríos fluyen tendentes a ocupar el lugar más bajo de la misma. Este principio básico que nunca fue un secreto parecemos haberlo olvidado. Tradicionalmente el hombre se ha establecido en los lugares más aptos y seguros; ahora todo vale, incluidos los cauces de los ríos. Parece ser que tres de los ríos que pasaban por Cee estaban canalizados.
Lo raro es que no hubiera ocurrido algo así antes, claro que, quien va ahora a reclamar por una casa que igual compró hace 20 años.

Los incendios hicieron su parte.

Cuando llueve en el monte parte del agua se infiltra en el suelo. La otra parte es interceptada por la vegetación, por sus hojas, desde donde el agua se evapora.

Si llueve durante más tiempo llega un momento en que las hojas, tallos y tronco no pueden retener más agua en su superficies. El agua, con algo más de retraso, llega al suelo.
El suelo tiene una capacidad de infiltración de manera que cuando se producen precipitaciones intensas en periodos cortos de tiempo, el suelo no es capaz de absorber todo el agua que llega, escurriendo por la superficie del terreno. A esto se le llama escorrentía superficial.

El agua que escurre superficialmente tiene una gran capacidad de arrastre de materiales sobre suelo desnudo, pero si hay vegetación, esta capacidad disminuye hasta una cuarta parte, así como el tiempo que tarda en llegar al cauce.
La vegetación además toma agua del suelo y favorece la infiltración, retrasando la escorrentía.

erosiónLa capacidad erosiva de la lluvia tras un incendio o sobre una superficie sin vegetación es total:
No hay interceptación de las gotas de lluvia que erosionan directamente el suelo al caer, la infiltración es menor porque es un suelo sin vida (raíces, materia orgánica) y la escorrentía es máxima, de manera que dependiendo de la intensidad de la lluvia y la duración, será capaz de mover grandes cantidades de materiales hasta los cauces de los ríos.

Todos los años se vierten al mar millones de toneladadas de suelo procedentes de todas nuestras cuencas, que suponen miles de hectáres de suelo perdidas. Las regiones más afectadas son levante y sur de la Península ibérica por las fuertes pendientes y las lluvias torrenciales.
El origen de este tipo de erosión es por completo humano y es uno de los problemas ambientales más importantes de España.

Según Naciones Unidas España es el único país europeo con muy alto riesgo de desertificación por erosión.

fotos: lodos y ramas en costa da morte EFE/Erosión de randomrobert creative commons