Agua escasa

fotografía de la exposición Agua esCasa

Lago del Rey (Brasil 2005). Se estima que murieron 100 toneladas de peces resultado de una intensa sequía que probablemente tenga su origen en el cambio climático.

Agua esCasa es el título de una exposición fotográfica que con motivo del Festival PhotoEspaña 2007 se podrá visitar hasta el 22 de julio en Madrid (más info). 

Adena y la agencia EFE participan en esta exposición con más de un centenar de fotografías que intentan mostrar el mal uso del agua y su escasez en todo el mundo.

"Captadas por 73 reporteros gráficos en todo el mundo, ofrecen un testimonio de la destrucción y fragilidad del medio ambiente que contribuye a que hoy mas de mil millones de personas no tengan acceso al agua, elemento fundamental para el mantenimiento de la vida en el planeta."

"Las imágenes están estructuradas en una introducción y cinco series que reflejan diversos fenómenos que han contribuido a disminuir las reservas y el acceso al agua potable: el cambio climático, el aumento de la demanda y el uso irracional del agua, la contaminación y la alteración del ciclo natural de ríos y zonas húmedas."

Fuentes: WWF/Adena, 20minutos
Foto: Raimundo Valentim (EFE), Manaos (Brasil) 2005  

Las tareas del agua

Las tareas del aguaEste domingo 22 de abril en la 2 de TVE a las 21:30 se emitirá el primer capítulo de la serie documental titulada "Las tareas del agua".

A lo largo de 13 capítulos de media hora de duración, se abordarán las distintas situaciones de los ríos y cuencas españolas, los usos del agua y finalmente las problemáticas y soluciones.

La serie está coproducida por el Ministerio de Medio Ambiente y RTVE , y dirigida por Joaquín Araújo.

Araújo ha explicado a los periodistas que el objetivo de la serie “no es sólo transmitir la belleza de la diversidad biológica de nuestro país, sino, sobre todo, dibujar un mapa de los usos, problemas y soluciones del agua y transmitir que no se trata únicamente de un recurso hermoso, sino de algo fundamental para la vida que no se puede derrochar”.
“La mayoría de la gente –ha continuado Araujo- llamaría mal tiempo a un día lluvioso: eso es lo que queremos cambiar con esta serie”.

Joaquín Araújo es periodista, escritor y Naturalista. Cuenta con una dilatada carrera de colaboraciones como guionista y asesor (entre ellos "El Hombre y la Tierra" de Félix Rodríguez de la Fuente), dirección de documentales, publicaciones, y su trabajo ha sido reconocido con distintos premios (dos veces Premio Nacional de Medio Ambiente) por su labor en la defensa de la Naturaleza.
Navegando por su biografía en su web me ha llamado la atención la coherencia de este hombre, que dedica un espacio a sus dimisiones, explicando sus razones. Esto no se ve todos los días, desde luego.

Joaquín Araújo es un referente por su experiencia y forma de contar las cosas, de manera que las tareas del agua promete ser una interesante y educativa serie. No os la perdáis.

Más información sobre la serie: [1], [2]
Foto: nota de prensa de RTVE

La crecida del Ebro

río Ebro, 3 abril 2007

Estos días he leído numerosas noticias y opiniones en torno a la crecida del Ebro. Ha supuesto pérdidas en agricultura, ha anegado áreas urbanas y carreteras, y ha roto las defensas (construídas por el hombre) en algunos puntos de su recorrido.

Cuando en otoño sucedieron las inundaciones en Galicia hablé aquí de cómo se produce la erosión hídrica, y de cómo algunos daños que se producen como consecuencia de los fenómenos naturales se pueden prever y minimizar. 

La crecida del Ebro o las avenidas en general son fenómenos que se producen de forma natural en los ríos. Con cierta recurrencia (10, 50 o 100 años, por ej.) se produce una determinada precipitación o un determinado caudal. A la ocurrencia de este suceso en hidrología se le llama periodo de retorno. Y a este aumento de caudal, que se produce en un corto período de tiempo lo llamamos avenida.

Las avenidas tienen una función en el mantenimiento del medio. Incluso en tramos de ríos regulados por grandes presas, es necesario realizar una suelta extraordinaria de caudales cada cierto tiempo que, imitando a la naturaleza, sea capaz de arrastrar sedimentos que se depositan continuamente en el lecho del río. Además de la limpieza del cauce, las avenidas fertilizan los suelos en las márgenes del río, aportan nutrientes a los bosques de ribera, recargan acuíferos y finalmente, con su llegada al mar, contribuyen al mantenimiento de los ecosistemas costeros.

He vuelto a leer en algunos medios, ciertas referencias al desperdicio de ese agua "vertida al mar" y al caduco trasvase del Ebro, con el que se intenta seguir haciendo política desde la ignorancia elevada a grado superlativo. Lo peor no es que lo digan, lo peor es que aún hoy alguien crea que el trasvase del Ebro iba a salvar de la sequía mediterránea a otras cuencas menos favorecidas.

Hace algunos años tuve el placer de escuchar a Pedro Arrojo en una interesantísima conferencia sobre el trasvase del Ebro. Pedro Arrojo, profesor de economía de la Universidad de Zaragoza, fue premio Goldman 2003 de Medio Ambiente (el equivalente al Nobel en Ecología). El profesor Arrojo recibió este premio por el movimiento académico y social a favor de una correcta gestión del agua en la defensa del medio ambiente y por su objeción al Plan Hidrológico Nacional, que fue llevado a Bruselas.
En contra de lo que algunos creen sin base científica alguna, el trasvase del Ebro hubiera supuesto una deuda a todos los niveles. Se trataba de una estrategia energética, ambiental y económicamente insostenible, y que tampoco hubiera solucionado el problema de la escasez en las cuencas receptoras del agua trasvasada.

Ya en EEUU se han dado cuenta hace tiempo de que las grandes obras hidráulicas como presas y trasvases, aunque mejoran la disponibilidad de agua, suponen un grave problema porque alteran la dinámica fluvial hasta tal punto que cuando suceden grandes avenidas, diques y defensas pueden llegar a romperse ocasionando graves daños y pérdidas. Cuando un río está canalizado (se ha modificado su curso natural) y sucede una avenida, el agua discurrirá a favor de la pendiente natural y ocupará su cauce original arrastrando e inundando todo lo que encuentre a su paso.

En el siguiente esquema transversal podéis observar qué figuras administrativas delimitan el área ocupada por el río, sus márgenes e inmediaciones (si pincháis en la imagen podréis ver las definiciones de las mismas).
Se considera dominio público hidráulico el área permanentemente ocupada por el río y el área calculada para avenidas ordinarias. Queda por tanto excluída la llanura de inundación o zonas susceptibles de ser inundadas por avenidas extraordinarias (por su menor recurrencia en el tiempo) de este dominio público hidráulico, aunque el Gobierno tiene la potestad de limitar el uso de estas zonas pasa asegurar la seguridad de personas y bienes.

deslinde fluvial

Esto es la teoría.
En la práctica puedes comprar una casa en un área que antes ocupaba un cauce, sin que nadie te avise, porque por supuesto nadie opuso impedimento alguno al constructor, ni le dijo que estaba construyendo en la llanura de inundación del antiguo cauce (o cauce natural).
Este es un problema que también se da en cauces no canalizados (es decir, naturales) en los que se levantan defensas y diques que en crecidas menores son efectivos. Se construyen con un resguardo de seguridad pero frente a avenidas extraordinarias pueden romperse y desbordarse ocasionando daños mayores que si esas barreras no naturales no hubieran existido.

No sufriríamos estos problemas si se adjudicara un dominio público hidráulico más racional (al río no se le pueden poner barreras) o bien si se respetara "de hecho" la llanura de inundación para avenidas extraordinarias de los cauces naturales.

España es el país con mayor número de presas por habitante.
Si construir más presas no es la panacea para frenar las avenidas (algún día me extenderé sobre este tema) la correcta ordenación del territorio debería ser prioritaria así como una gestión más racional del agua.

En conclusión: las avenidas son fenómenos naturales cuyos beneficios sobre los distintos ecosistemas asociados a los ríos aportan valiosos beneficios a la sociedad.
Donde nos estamos equivocando es en la gestión del agua y en el uso del suelo.

Referencias: notas de prensa de la Fundación Nueva Cultura del Agua [1], [2] (enviado por David). Recomiendo su lectura.
Relacionado: La llanura de inundación del Ebro.

foto: Navarra. Desbordamiento río Ebro de Javieroso, CC/ esquema mma.es

Captadores de nieblas

El árbol del agua

Cuenta una leyenda canaria que existía un árbol en la isla del Hierro de cuyas hojas goteaba tal cantidad de agua que suministraba a los lugareños toda la que necesitaban.
Los naturales de la isla, llamados bimbaches, lo consideraban su árbol sagrado. Éste árbol era el garoé.
Durante la conquista europea de canarias (S.XV), los soldados buscaron la rendición de los bimbaches mediante el control de las escasas fuentes de agua de la isla.
Pensaron que al controlar este preciado recurso, los bimbaches, muertos de sed se someterían.
Pero los bimbaches tenían oculto su árbol sagrado. Al pie del árbol había unas albercas donde recogían el agua del Garoé, que mantenían vigiladas y ocultas a los soldados mediante vegetación y ramas.
Pasaba el tiempo y los conquistadores no se explicaban cómo podrían estar subsistiendo los bimbaches sin agua. No se imaginaban su secreto. Pero un día, una isleña enamorada de uno de los soldados, delató la existencia del árbol bajo la promesa de guardar el secreto. El soldado vió su oportunidad de convertirse en el héroe de la conquista y traicionó a la muchacha que fue condenada a muerte por su propio pueblo por desvelar el secreto.

Garoé, El HierroEstá documentada la existencia de este gran garoé, que fué descuajado por un huracán en 1610.
El garoé (Ocotea foetens) es una especie endémica de Canarias y la isla de Madeira, y propia de la laurisilva canaria (o bosque de lauráceas), que se da entre los 500 y los 1.200 metros de altitud sobre el mar (media montaña). Los bosques de lauráceas son umbríos, densos y muy húmedos.

En invierno las islas reciben frecuentes lluvias procedentes de los vientos del noroeste, pero en verano las precipitaciones recogidas disminuyen notablemente. La laurisilva resiste a la estación seca debido a las nieblas o "mar de nubes" que se forman como resultado de los vientos alisios cargados de humedad (del noreste) al ascender por las laderas de las montañas.

Las precipitaciones horizontales u ocultas, son las nieblas, el rocío, las heladas y la humedad atmosférica. La cantidad de agua que aportan no la miden los pluviómetros convencionales.

Las nieblas en algunos lugares son capaces de depositar grandes cantidades de agua al circular por superficies boscosas. Este es el caso de la laurisilva canaria, de los bosques de nieblas del Amazonas o de los bosques de sequoyas de EEUU.
Existen algunas regiones desérticas o con escasas lluvias en las que también se dan este tipo de nieblas, lo que ha llevado a buscar su aprovechamiento para abastecimiento humano a pequeñas poblaciones o para agricultura.

La experiencia pionera la llevaron a cabo hace 40 años dos sacerdotes docentes del departamento de Física de la Universidad del Norte (Chile), Germán Saá y Carlos Espinosa en el desierto de Atacama, en una región en la que llovía cada 10-11 años. Observaron el fenómeno de las nieblas en montañas sobre las que incidían los vientos alisios (en el hemisferio sur desde el suroeste). En esta región se observaban nieblas unos 200-220 días al año, de manera que se propusieron captar esta humedad de alguna forma y ensayaron distintos dispositivos. Hicieron alguna pequeña repoblación con la que corroboraron que los arbolitos con su función "atrapanieblas" podían autoabastecer sus necesidades hídricas.

Ya en los 80 se consiguió instalar una malla de plástico de 2.400m2 con la que se abastecía a la población de Chungungo de 400 habitantes con una dotación de 40 litros por habitante y día.
El fundamento es bien sencillo; la malla se coloca verticalmente y en la dirección del viento, y retiene la humedad en su superficie, que tras escurrir se recoge en un depósito.
Se han sucedido numerosos proyectos tras este, que son capaces de proporcionar agua para beber y para cultivar pequeñas huertas a asentamientos humanos carentes de recursos.

Atrapanieblas en Namibia
Pequeños atrapanieblas con depósitos.

Frente al avance de los desiertos en zonas propensas a nieblas acompañadas de viento, se podrían llevar a cabo amplias repoblaciones, instalando grandes captores de mallas con un depósito que acumule el agua de riego hasta que la repoblación alcance la talla suficiente como para autoabastecerse. Si lo que se quiere es plantar un número pequeño de árboles se puede colocar una malla individual a cada arbolito que le proporcione el agua necesaria hasta que el árbol subsista por sí mismo.

La recuperación de estas zonas podría suponer la transformación del suelo y la restauración de su cuenca hidrológica de cauces permanentes. Para los asentamientos humanos significaría una mejora de sus condiciones socio-económicas al disponer incluso de agua para llevar a cabo una pequeña agricultura.

Fotos: Árbol Garoé II de trebol-a, CC / Pequeños atrapanieblas en Namibia de Jean-Claude Coutasse
Referencias: Andrés Acosta Baladón, "Captación de nieblas: fundamento, experiencias y aplicaciones en el ámbito forestal", 2003.

60 litros

60litros

La reserva de agua almacenada en los embalses de la Península Ibérica ha vuelto a subir durante los últimos días hasta situarse en el 57% de su capacidad, un porcentaje superior a la media de los últimos diez años.

Lo más normal es que cualquiera que lea esta noticia se quede más tranquilo. Tras un verano más de restricciones en numerosas localidades españolas, por fin podemos abrir el grifo a gusto.

En el Boletín Hidrológico del Observatorio Nacional de la Sequía (herramienta del Ministerio de Medio Ambiente que informa sobre el estado de recursos hídricos e hidráulicos) aparece ese 57% como % de agua embalsada y sí, supera la media de los 10 últimos años. Pero esto es sólo una ponderación. Si observáis bien los datos en algunas cuencas, como la del Guadiana, Guadalquivir o Júcar el agua embalsada actual está muy por debajo de la media.

A donde quiero llegar es que no entiendo como se pueden dar estas noticias sin transmitir un ápice de responsabilidad sobre los recursos: Desde hace décadas la mitad de los años son secos o muy secos y estas sequías afectan a todo el territorio español aunque sólo en algunas zonas las restricciones sean importantes.

La semana pasada tuvo lugar el V Congreso Ibérico sobre gestión y planeamiento del agua en Faro (Portugal).
Se expusieron los principales problemas de las cuencas hidrográficas: contaminación, exceso de regadíos, proyectos urbanísticos no sostenibles, embalses e infraestructuras hidroeléctricas que alteran el equilibrio ecológico. Recordemos que no se trata sólo de un problema de cantidad, también de calidad.

Entre algunas de las cuestiones que se trataron está el principio de recuperación de costes. Ya hablamos de esto en Agua para todos. Se trata de cubrir los costes económicos y ambientales para agua de uso urbano, industrial y agrario con unas tarifas apropiadas.
La agricultura consume un 80% de los recursos hídricos en España y para el 2010 deberían aplicarse unas tarifas más coherentes en este sector, según la directiva europea.

Aunque yo creo que no se hace un consumo responsable del agua, en general, hay cuestiones pendientes como es la mejora de las infraestructuras. En la mayoría de las conducciones de abastecimiento hay puntos negros, en ellos se producen pérdidas elevadísimas: entre un 20-30%. En Zaragoza alcanzan un 40%.
Debería ser prioritario, por costoso que resulte, el poner remedio a estas pérdidas mientras hablamos de escasez y ahorro.

Ayer se presentó en Zaragoza el segundo Informe de la ONU sobre el Desarrollo y Evolución de los Recursos Hídricos. La ministra Narbona ha vuelto decir que el gobierno garantizaría 60 litros por persona y día para todos los españoles (subiendo el precio del agua: recuperación de costes).
También dijo que Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares han aumentado el consumo per cápita y que dos de cada seis campos de golf se riegan con agua potable. La solución: ¿será construir más viviendas alrededor de los campos de golf y así podremos regarlos con aguas residuales?

Dejemos la ironía.
El problema es serio. Millones de personas carecen de agua potable y saneamiento. Que nosotros cerremos el grifo, no hará que alguien en África tenga agua. Sin embargo es una cuestión ética y cultural.

Hace unas semanas leí éste artículo del periodista Paco Rego. Él se sometió junto con su familia a un experimento: sobrevivir con 10 litros por persona y día durante una semana. La experiencia la relataría en el reportaje: Cómo sobrevivimos con 10 litros.
Se trata de dejar de pensar que el agua es un recurso inagotable. Basta con cerrar el grifo. Es tan fácil como eso.

Ejemplos: Con el agua que puede sobrar en los vasos despues de comer se pueden regar las plantas. Algunas acciones requieren agua, pero no necesariamente tener el grifo abierto a tope (con menos agua me puedo lavar las manos o ducharme igualmente).

Conciencia socio-ambiental. Ni siquiera es necesario mirar África para ser responsables, mirémonos a nosotros mismos. En España tenemos sequía cada verano y las perpectivas por el cambio global no son muy halagüeñas: Períodos secos prolongados y fenómenos torrenciales mayores y más frecuentes. El problema de la escasez se agravará.
¿Que más necesitamos saber para tomar conciencia del problema?
Ayudaría que los responsables de los servicios informativos se den cuenta de que repetir un titular vacío, no es lo mismo que informar.

De aquellos barros, estos lodos


Agua y lodo anegan Cee y Vimianzo ( La Coruña) por cuarta vez en un mes: La Xunta lo achaca a los incendios. Las lluvias intensas inundaron calles, casas, carreteras del municipio y provocaron que un tren descarrilara. Se dice que fue el "día más lluvioso" de los últimos 50 años.

lodo en playa de CeeLos lodos arrastrados por el agua iban cargados de cenizas, tierra quemada, ramas y piedras, producto de los incendios que asolaron los montes gallegos este último verano.
También cayeron dos puentes por la fuerza del agua vertida desde los montes incendiados en Campo Lameiro. En numerosas marisqueras se echo a perder el molusco a causa del agua cargada de cenizas y barro, y muchas playas están llenas de suciedad. Estos son algunos daños, además de vidas humanas.

La causa de tanto desastre dicen que son los incendios, aunque no es del todo cierto.

Un temporal y las lluvias tan intensas no se sabe cuando pueden suceder pero siempre es posible que ocurra. Sucede en la naturaleza y los hidrólogos lo llaman periodo de retorno que es la probabilidad de que se produzca una determinada precipitación o un determinado caudal. Por ejemplo una vez cada 50 años.

En una cuenca el agua de lluvia escurre a favor de la pendiente y los ríos fluyen tendentes a ocupar el lugar más bajo de la misma. Este principio básico que nunca fue un secreto parecemos haberlo olvidado. Tradicionalmente el hombre se ha establecido en los lugares más aptos y seguros; ahora todo vale, incluidos los cauces de los ríos. Parece ser que tres de los ríos que pasaban por Cee estaban canalizados.
Lo raro es que no hubiera ocurrido algo así antes, claro que, quien va ahora a reclamar por una casa que igual compró hace 20 años.

Los incendios hicieron su parte.

Cuando llueve en el monte parte del agua se infiltra en el suelo. La otra parte es interceptada por la vegetación, por sus hojas, desde donde el agua se evapora.

Si llueve durante más tiempo llega un momento en que las hojas, tallos y tronco no pueden retener más agua en su superficies. El agua, con algo más de retraso, llega al suelo.
El suelo tiene una capacidad de infiltración de manera que cuando se producen precipitaciones intensas en periodos cortos de tiempo, el suelo no es capaz de absorber todo el agua que llega, escurriendo por la superficie del terreno. A esto se le llama escorrentía superficial.

El agua que escurre superficialmente tiene una gran capacidad de arrastre de materiales sobre suelo desnudo, pero si hay vegetación, esta capacidad disminuye hasta una cuarta parte, así como el tiempo que tarda en llegar al cauce.
La vegetación además toma agua del suelo y favorece la infiltración, retrasando la escorrentía.

erosiónLa capacidad erosiva de la lluvia tras un incendio o sobre una superficie sin vegetación es total:
No hay interceptación de las gotas de lluvia que erosionan directamente el suelo al caer, la infiltración es menor porque es un suelo sin vida (raíces, materia orgánica) y la escorrentía es máxima, de manera que dependiendo de la intensidad de la lluvia y la duración, será capaz de mover grandes cantidades de materiales hasta los cauces de los ríos.

Todos los años se vierten al mar millones de toneladadas de suelo procedentes de todas nuestras cuencas, que suponen miles de hectáres de suelo perdidas. Las regiones más afectadas son levante y sur de la Península ibérica por las fuertes pendientes y las lluvias torrenciales.
El origen de este tipo de erosión es por completo humano y es uno de los problemas ambientales más importantes de España.

Según Naciones Unidas España es el único país europeo con muy alto riesgo de desertificación por erosión.

fotos: lodos y ramas en costa da morte EFE/Erosión de randomrobert creative commons

 

Agua para todos

Esta semana comenzaron las obras para la construcción de tres campos de golf y 7.500 viviendas de lujo con sus correspondientes accesos (30 kilómetros) en una población de Ávila: Villanueva de Gómez (La Moraña) de 140 habitantes. Recuerda bastante al caso ya comentado de la tala de Navas del Marqués. En este caso son 700 hectáreas las afectadas por el proyecto, incluyendo un pinar maduro (más de 10.000 pinos serán eliminados) y un área que bien podría ser considerada como ZEPA por su valor ambiental. Se han empezado las obras a pesar de que la Evaluación de Impacto Ambiental es incompleta y no se han seguido las normas en su estudio.

aguaEl agua es un derecho humano, así lo reconoce Naciones Unidas. Entendida como tal, es la cantidad de agua que necesita un ser humano para realizar sus funciones biológicas básicas. Es agua para beber, asearse y vivir.

Durante mucho tiempo se ha actuado como si los recursos hídricos fueran fuentes inagotables de las que extraer agua, canalizar, trasvasar… tanto para uso humano como para reporte de beneficio económico (todo tipo de cultivos, hidroeléctricas, embalses…).

La Directiva Marco de aguas a nivel europeo y el programa A.G.U.A. marcan el punto de inflexión en el modo de utilizar este recurso.
“El agua no es un bien ilimitado, ni su disponibilidad en la cuantía y calidad adecuada es gratuita. El uso del agua debe tener en cuenta sus costes reales, así como el beneficio económico que puede generar su utilización; y debe respetar la exigencia de un caudal mínimo para mantener los ecosistemas de cada cuenca incluidos los costeros.”

Sólo si mantenemos los bosques y los ecosistemas en buen estado podremos garantizar la perpetuidad de los recursos hídricos y su calidad. Y no es que sea incompatible con su uso económico, el agua es un recurso renovable pero no inagotable, debe hacerse de forma racional.

Los planteamientos en materia de nuevas obras públicas hidráulicas deberá hacerse considerando para qué se usará ese agua: aspectos económicos, sociales y ambientales.
Por ejemplo, si a las entidades o empresarios demandantes se les pasaran íntegramente los costes de lo que supone disponer de las infraestructuras con las que hacen negocio, probablemente no les saldría rentable.
No es socialmente justo que se subvencione el agua cuando se trata de macrourbanizaciones de lujo, campos de golf o grandes terratenientes que no viven del campo sino que se enriquecen haciendo negocio con el agua (muy distinto de la agricultura familiar).

En definitiva estas políticas de obligado cumplimiento proponen que no se construya primero un embalse y se oferte agua para quien quiera, si no que se valore la demanda, y que bien justificadas las necesidades sociales y económicas, se aporte una solución respetuosa con el medio ambiente y socialmente justa, pero la inercia de las pasadas políticas es grande y puede que pase un tiempo hasta que se vean esos cambios (no debería ser mucho).

Campo de golf junto a olivares

España cuenta con 290 campos de golf y para 2010 se sumarán 150 proyectos más.

Es del todo IRRACIONAL implantar más campos de golf en una España aquejada de sequía y cuyos beneficios irán por supuesto a arcas privadas, promoviendo segundas viviendas de dudoso interés social y destruyendo ecosistemas, directamente sobre el terreno, e indirectamente cuando hay que extraer agua para regarlos.Y todo esto… con agua subvencionada.

foto: campo de golf en olivar de Micheo creative commons

Agua embotellada

botellario

Los estudios revelan que el incremento del consumo de agua embotellada va asociado a una mayor calidad de vida. Lo cierto es que no necesariamente el agua embotellada es de mejor calidad que el agua potable que llega a nuestras casas.

El hecho es que se consumen grandes cantidades de agua embotellada incluso en áreas seguras en cuanto a calidad, generando:

  • Basura innecesaria: que en el mejor de los casos se recicla; si se incinera produce como subproductos gas clorado y otros tóxicos; si se entierra puede tardar hasta 1000 años en biodegradarse.
  • Consumo energético: la industria de los envases es una Gran industria con todo lo que conlleva, bueno y malo.
  • Consumo de combustibles fósiles para su transporte, a veces a largísimas distancias y tambien para el propio envase.
  • Escasez de agua en los lugares de extracción causando problemas a sectores y poblaciones.

"Los países miembros de Naciones Unidas acordaron reducir a la mitad la proporción de gente que carece de acceso confiable y duradero al agua potable segura para el año 2015. Para alcanzar esta meta, habría que duplicar los 15 mil millones de dólares destinados cada año al abastecimiento y saneamiento del agua. Mientras que esta cantidad puede parecer enorme, empalidece en comparación a los 100 mil millones estimados como el gasto anual en agua envasada."

En algunas ciudades a pesar de ser apta para el consumo, "el agua sabe mal"… de mi propia cosecha diría que sería bueno reciclar cada envase y asegurarnos de que el agua que compramos procede de fuentes cercanas al lugar de venta ( España importa casi el doble de lo que exporta ).

Pero en general el agua envasada no es una solución económica ni para los países que no disponen de las infraestructuras ni para los que sí. Hay que invertir en la mejora de la calidad del agua de uso humano. Mirando hacia el futuro: el consumo de agua embotellada no nos llevará a nivel global a una mejor calidad de vida.

( Basado en el artículo: El agua en botella, un problema medio ambiental global )

Foto: "botellario" de warein.holgado bajo licencia de creative commons