Impacto sobre factores climáticos

Central térmica, As Pontes (A Coruña)

Los proyectos que se realizan hoy en día deben cumplir una serie de requisitos para que puedan ser llevados a cabo. Uno de estos requisitos son los Estudios de Impacto Ambiental.

En el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) se realiza un inventario sobre los distintos bienes ambientales a los que afecta (ecosistemas, calidad de las aguas, calidad del aire…), se evalúan las posibles alternativas para un mismo proyecto y se proponen medidas correctoras en caso de que sea necesario. Ejemplos de medidas correctoras pueden ser: reducir las dimensiones de la modificación que propone el proyecto sobre el medio, la instalación de depuradoras en el caso de vertidos a ríos o de filtros de aire en chimeneas para evitar la emisión de partículas indeseables a la Atmósfera.

Incluso hay proyectos que por sus características no pasarían la Evaluación de Impacto Ambiental; en ese caso se denegaría su realización.

Bien, esto es algo que no ocurre en la práctica. Como ya he comentado aquí en alguna ocasión los proyectos salen adelante prácticamente siempre, anteponiéndose los intereses públicos o privados, de tal manera que se proponen una serie de medidas correctoras a cumplir y el resultado del EIA queda supeditado a dar de paso al proyecto en cuestión.

De esta manera el EIA, que pudiera ser una buena forma de armonizar intereses ambientales y tecnológicos, es hoy día un mero trámite para conseguir la aprobación de proyectos de muy distinta índole, cumpliendo los requisitos ambientales bajo mínimos en muchas ocasiones.(No sé qué pensará de esto el Prof. Gómez Orea)

Me he topado con el siguiente texto de la Normativa de Impacto ambiental en el que hay algo que me ha llamado la atención:

Los estudios de impacto ambiental de los proyectos en los que sea preceptiva su realización deberán incluir una “Evaluación de los efectos previsibles directos e indirectos del proyecto sobre la población, la  fauna, la flora, el suelo, el aire, el agua, los factores climáticos, el paisaje y los bienes materiales, incluído el patrimonio histórico artístico y el arqueológico” y lasMedidas previstas para reducir, eliminar o compensar los efectos ambientales significativos” (art. 2 del R.D 1302/1986).

En los anexos I y II del R. D. se determinan las actividades que deben contar con una evaluación de impacto ambiental entre las cuales figuran: centrales térmicas y otras instalaciones de combustión (de potencia superior a 300MW).

He subrayado factores climáticos con una clara intención. Este Real Decreto es del año 86 y de obligado cumplimiento en proyectos de nueva creación a partir de los dos años de su aprobación. Así que me han surgido ciertas dudas sobre cómo las centrales responsables de emisiones de gases efecto invernadero que se han instalado en España a partir del año 88 han compensado su impacto sobre los factores climáticos.

Una central no puede eliminar sus emisiones. Tampoco reducirlas, como mucho mejorar su eficiencia. Entonces: ¿como compensan sus efectos sobre el cambio climático? ¿Pagan las tasas correspondientes por aquello de "el que contamina paga"? Si así fuera supongo que los costes de la energía serían más elevados y por ende el precio que pagamos por consumir energía en casa, así que me temo cual es la respuesta.

De todas formas no quisiera quedarme con la duda. Si alguien conoce un poco este campo le cedo la palabra.

Foto: de Mariano Grueiro CC: Central Térmica de As Pontes (A Coruña), clasificada como la novena más sucia de Europa en el informe de WWF (visto en arblog).
Respecto de esta central otro informe la clasifica como el mayor foco contaminanate de la UE mientras que leo que acaba de recibir el certificado medioambiental europeo EMAS.
No tengo palabras.

This entry was posted in cambio climatico, malas prácticas, reflexiones. Bookmark the permalink.

12 Responses to Impacto sobre factores climáticos

  1. Corpi says:

    Que no tienes palabras, pues yo sí: esto es corrupción, dinero por debajo de la mesa, poca vergüenza, nada de escrúpulos y mucho de cara dura. Y a joderse todos tocan.

  2. Pingback: coRank > indarki > Enviadas

  3. Iván says:

    Hola Esther,

    Muy interesante la cuestión que planteas en el post (la compensación de emisiones por parte de instalaciones contaminantes dado el efecto que ocasionan sobre el clima).

    Pero empecemos con el tema de los estudios de impacto ambiental. Én mi opinión, uno de los problemas clave reside en el hecho de que el estudio de impacto ambiental (EIA) debe hacerlo (y pagarlo) el promotor de la nueva actuación/instalación que va a ser evaluada. Es lógico que, en este sentido, el promotor no haga (o encargue) un EIA en el que se diga que el proyecto es muy nocivo para el medio ambiente y no puede ser llevado a cabo. Por lo tanto, el EIA se enfocará argumentando que el proyecto ha tomado todas las medidas necesarias para minimizar su impacto en el medio ambiente, por muy contaminante que éste sea o por muy perjudicial que sea para la biodiversidad de la zona donde se ubica.

    Una vez hecho el EIA, el cual se suele hacer sobre los planos de ejecución de obra no dejando lugar a ninguna modificación del proyecto encaminada a disminuir su impacto, el órgano ambiental pertinente debe evaluar el informe y emitir su juicio sobre él, esto es, cerrar el trámite de la declaración de impacto ambiental (DIA). Casi en el 100% de los casos esa declaración es positiva. En muy pocos casos el órgano ambiental detiene proyectos; a veces lo hace en el caso de que éstos afecten a espacios naturales protegidos, pero la regla general es dar el visto bueno a casi cualquier actuación. ¿Por qué no son más rigurosos a la hora de hacer la evaluación? Muchas veces se trata de actuaciones de “interés general” cuyo beneficio para la sociedad “compensa” los daños ambientales que se generan; en otras ocasiones los órganos ambientales no investigan la veracidad de los datos ofrecidos en el EIA y si esa información es coherente con las características reflejadas en los planos de ejecución del proyecto, y esto lo hacen bien por falta de profesionalidad, bien por falta de recursos (económicos y humanos) o bien porque desde otras instancias de mayor rango se ha sugerido dar el visto bueno al proyecto. Dentro de la adminitración pública los órganos ambientales siguen siendo el último mono, sobre todo en cuanto a presupuesto.

    Lo que resulta interesante del post es la reflexión que se plantea acerca de si en los EIA se deben contemplar acciones para compensar el efecto que obre el clima tienen las emisiones contaminantes. Ahora que el cambio climático es un hecho extensa y concienzudamente comprobado los órganos ambientales deberían exigir que en esos EIA se contemplara esa compensación; de no hacerlo, la sociedad, que empieza a percibir como una realidad los peligros que entraña el cambio climático, dentro del proceso de DIA tiene un hueco para exigir medidas que minimicen ese peligro (hay un periodo de información pública durante el cual se puede hacer alegaciones al proyecto y al EIA).

    La medida compensatoria podría ser poner en marcha actuaciones que retiraran de la atmósfera una cantidad equivalente al CO2 que el proyecto emitirá a lo largo de su vida. Por ejemplo reforestando superficies, de manera que esos árboles hagan labor de “sumidero de carbono”. Otra acción compensatoria podría ser poner en marcha proyectos que “evitaran emitir” la cantidad de CO2 que ese proyecto genere, esto es, impulsar proyectos de energías renovables y eficiencia energética.

    Saludos.

  4. Esther Voces says:

    Respondiendo a Iván:

    Como siempre los ciudadanos deberían tomar parte de los procesos informativos. Pero aunque así fuera y protestaran, me temo que sólo unas alegaciones convenientemente justificadas y fundadas sobre estudios que demostraran los efectos sobre el medio o la violación de alguna normativa frenarían la realización del proyecto. Que unos paisanos quieran proteger su patrimonio vecinal no suele bastar.

    Por otra parte, el patrimonio natural debería estar protegido por lo que es, sin necesidad de que tenga que denunciarse las malas prácticas.
    A mí me da la impresión de que existe normativa legal suficiente para proteger pero no se hace por lo que tú dices, el medio ambiente ocupa el último lugar.
    La prueba es el artículo de la Normativa de IA que he suscrito en el post. Según esto no es que sea conveniente que se contemple la compensación sobre impactos sobre el clima, es que la misma ley lo así recoge y así debería venir realizándose desde hace casi una década.

    Las medidas que mencionas podrían ser una buena forma de compensar el daño.

    Saludos.

  5. Israel says:

    Hola,

    Como siempre, enhorabuena a Esther por esta entrada. También a mí me ha llamado la atención este aparente doble rasero de medir para la central de As Pontes. Leyendo con atención la noticia para la que has introducido el enlace y en la que se menciona la certificación EMAS para esta central, me he dado cuenta de que en ningún momento se dice que se haya certificado el rendimiento medioambiental de la central, sino que se la ha incluido en un sistema europeo de certificación medioambiental a través del cual (parece) la central adopta una serie de instrumentos de medición de impacto medioambiental. Reproduzco aquí el parrafo en el que se habla de la directiva que permite la concesión de estos certificados:

    “Éste (= reglamento de la Comisión Europea) permite que las organizaciones se adhieran libremente a un sistema de gestión y auditorías (EMAS), y su objetivo es promover la mejora continua del comportamiento medioambiental y la difusión de información sobre este comportamiento” (www.lukor.com/not-neg/empresas/0610/17122310.htm).

    O sea, que no es que el certificado EMAS certifique que la central sea más limpia, sino que se ha sometido a estos instrumentos de medición contemplados por la directiva europea, los cuales, supuestamente, podrán certificar cómo y cuánto contamina esta central. Todo esto es la lectura que yo hago de este artículo, a falta de conocimiento más completo sobre este sistema europeo de certificación ambiental.

    Mi valoración personal, sin embargo, es que los de Endesa se han olido el pastel y han recurrido a esta certificación para protegerse las espaldas de todos los ataques a los niveles de contaminación de esta central. Así, cuando los grupos ecologistas vuelvan a denunciar el estropicio ecológico que están causando, Endesa dejará claras sus buenas intenciones echando mano del EMAS famoso. Más fácil eso que el reconocer lo pésima que resulta le energía térmica en términos medioambientales, por mucha certificación europea que se le ponga.

    Un saludo a todos,

    Israel.

  6. Mariano says:

    Cuando nos hablan de la reducción de CO2 en una central como la de As Pontes, me pregunto ¿Acaso incluyen aqui el CO2 generado por el transporte en barco del carbón hasta el puerto de Ferrol?¿y por los camiones que llevan el carbon hasta As Pontes?¿y por los camiones que vuelven vacios a Ferrol?

    Es paradigmático: en su momento traen el carbon de fuera, por las fuertes emisiones, entre ellas, de SO2 al utilizar carbon de la explotación local.

  7. javiera says:

    Sus palabras están bien o lo que hacen, la cosa es que hacen algo coherente, así que sigan no se rindan.

  8. Esther Voces says:

    Mariano: Yo no tengo claro que se haya reducido la emisión de gases efecto invernadero, es decir, de CO2 en la central de As Pontes pero lo que planteas es interesante.

    El informe de Adena sobre las centrales más sucias, se refiere a que son los mayores focos emisores de CO2. En un artículo de los que enlazo se dice que la central en principio consumia combustible local, y posteriormente se importa una parte del mismo. Y aquí es donde viene tu pregunta. Realmente parece poco sostenible que se tenga que importar el combustible, quizá se deba a razones de rendimiento energético, o por lo que tú dices, disminuir la emisión de dióxido de azufre, esto lo desconozco. Económicamente seguro que es rentable pero, ¿lo es medioambientalmente? Habría que hacer un balance de emisiones.

    Por otra parte, se emiten subproductos como dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno sobre los que también se debe ejercer un control. Desconozco el sistema de gestión medioambiental al que se acoge, y como se realiza su control.

    Como ya dije en su momento, si alguien controla este tema, que no dude en comentárnoslo.

    Gracias Mariano

    Saludos

  9. diana says:

    hola ps lo que dicen esta muy bien sigan asi

  10. nunita says:

    en realidad aqui no queda claro q son los factores climatologicos

  11. javi valdés says:

    No creo que el post pretendiera definirlos, pero en cualquier caso, por si te sirve de algo, y tirando de diccionario:
    Cosa que, juntamente con otra, es causa de algún efecto sobre el conjunto de condiciones atmosféricas que caracterizan una región.

    salud

  12. >>franklin says:

    en ningun lado dan la definicion de factores climaticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>